• Regístrate
Estás leyendo: Hubo un lucro indebido, se asegura en demanda
Comparte esta noticia
Miércoles , 19.09.2018 / 09:03 Hoy

Hubo un lucro indebido, se asegura en demanda

La parte demandante pide desahogar probanzas necesarias y que se ejercite acción penal en contra del servidor público estatal.

Publicidad
Publicidad

El subprocurador Anticorrupción de Nuevo León, Ernesto Canales Santos, obtuvo un lucro indebido al disponer para su beneficio seis millones de dólares en contubernio con el abogado César Francisco García Méndez, según se desprende de la denuncia interpuesta en la Procuraduría de Justicia de la Ciudad de México.

La denuncia contra Canales Santos, interpuesta por el apoderado legal de la viuda del empresario Emilio Azcárraga Milmo, está radicada desde el 26 de marzo de 2012 en la Subprocuraduría de Averiguaciones Previas Centrales de la Procuraduría General de Justicia de la capital del país.

En este recurso legal se indica que tanto Canales Santos como César Francisco García Méndez, "con ánimo de dominio y sin consentimiento, ni conocimiento de la señora Paula Cusi Presa Matute, se apoderaron y dispusieron en su beneficio de la cantidad que Grupo Televisa entregó exclusivamente como pago a favor de mi demandante, obteniendo así un lucro indebido y generando un detrimento patrimonial a la señora que asciende a la cantidad de seis millones de dólares americanos", se lee en la denuncia presentada por Jacinto Guillén Álvarez, apoderado de Paula Cusi Presa Matute.

En la Oficialía de Partes de la Fiscalía para Asuntos Especiales de la PGJDF capitalina quedó asentado que la demanda contra Canales se recibió en la fecha señalada y fue interpuesta por Guillén Álvarez, quien pidió a las autoridades "desahogar las probanzas necesarias y que en su oportunidad se ejercite acción penal".

Se asegura que los abogados cobraron los seis millones de dólares a través de transferencias bancarias a las cuentas de una sociedad denominada Abadi and Co., Securities LTD, empresa que Cusi no conoce.

El representante legal explica en la demanda que el 23 de abril de 2011 Cusi fue aprehendida y puesta a disposición del juzgado 69 penal e ingresada a Santa Martha Acatila, acusada por el delito de falsedad ante autoridades, quien, por otra parte, había entablado un juicio ordinario civil en el juzgado 62 para hacer valer acciones derivadas de sus derechos en la sucesión testamentaria a bienes del finado Emilio Azcárraga.

En ambos procedimientos –civil y penal- fungieron como abogados de la señora Cusi Ernesto Canales y César García Méndez.

Ante la procuraduría capitalina, el abogado precisó que durante el tiempo que transcurrió para que se dictara el auto de término constitucional, ambos entablaron una negociación con representantes legales de Grupo Televisa.

Sin embargo, una vez que Cusi recuperó su libertad por falta de pruebas en su contra, se enteró, varios meses después, a través de los abogados de la televisora, que dicha negociación había derivado en el pago de seis millones de dólares, como "contraprestación o compensación" a favor de Paula.

El pago no fue reportado a la viuda de Azcárraga por Ernesto Canales ni César García, quienes tampoco le entregaron esa cantidad que recibieron supuestamente en su representación a través de dos exhibiciones efectuadas los días 17 y 27 de mayo de 2011.


:Claves
Los señalamientos

  • En la denuncia se indica que tanto Canales Santos como César Francisco García Méndez se apoderaron indebidamente de seis millones de dólares.
  • Se asegura que Grupo Televisa entregó seis millones de dólares como compensación a Paula Cusi, viuda del empresario Emilio Azcárraga, pero Ernesto Canales y César García no le informaron y se quedaron con el dinero.
  • El demandante señala que los abogados cobraron el dinero a través de transferencias bancarias a las cuentas de una sociedad denominada Abadi and Co., Securities LTD.
Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.