• Regístrate
Estás leyendo: Con honores, la SSP despide a policía abatido en asalto
Comparte esta noticia
Martes , 19.06.2018 / 19:41 Hoy

Con honores, la SSP despide a policía abatido en asalto

Francisco Javier Meza fue baleado en cumplimiento de su deber el sábado pasado en la delegación Álvaro Obregón.

Publicidad
Publicidad

Milenio Digital

Este domingo, la familia de Francisco Javier Meza García, de 35 años, tuvo un día de los que no se le desean a nadie, de esos donde despedir a un ser querido se convierte en el más grande dolor que alguien experimente.

A las 11 de la mañana, el cuerpo del uniformado adscrito en la Dirección de Seguridad Oficial salió en un féretro de las instalaciones del Servicio Médico Forense (Semefo) acompañado de sus familiares, amigos y mil 200 compañeros de las diversas corporaciones policiacas de Ciudad de México.

A la cabeza iba el titular de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), Hiram Almeida Estrada, quien con otros mandos, acompañaban a la viuda en un recorrido hasta la Plaza Tlaxcoaque, donde despidieron con honores a Meza García, quien falleció en cumplimiento de su deber.

El sábado pasado recibió un balazo en el pecho cuando intentó impedir que un taxista fuera despojado de su unidad en la esquina de avenida Lomas de Capula y López Villalobos, en la delegación Álvaro Obregón.

Al arribo del cortejo, la banda de guerra de la dependencia interpretó los acordes que muestran la tristeza de ver a un compañero caído.

Después, el féretro fue puesto frente a los asistentes. Las 90 sillas fueron ocupadas por los dolientes, en tanto que los uniformados, entre los que se encuentran elementos de la Dirección General Escolar y Fuerzas Especiales, entre otros, rodearon el lugar y pasaron lista ante su compañero.

Varios de ellos estaban atentos a la orden, prepararon sus armas y lanzaron al aire 21 salvas que cimbraron el lugar, mientras un helicóptero de la SSP sobrevolaba la plaza.

Después, un párroco ofició una misa de cuerpo presente. Todos se pusieron de pie y Almeida Estrada y sus mandos, que hoy dejaron los trajes para enfundarse en sus uniformes oficiales, montaron la primera guardia de honor.

Durante la misa, grupos de seis policías de todos los sectores policiacos se relevaron y rodearon el féretro. Aquí no hay grados, solo dolor y compañerismo.

En la homilía, el cura recordó que Francisco era un hombre de bien, una persona que buscaba ayudar a sus semejantes y ese era su trabajo.

"Murió por defender a los ciudadanos, ese era su deber, no a todos les toca demostrar este heroísmo. Nuestro hermano cayó por la maldad de algunos, por la descomposición de tejido social, pero su ejemplo nos debe animar, impulsores de una sociedad donde se erradique, la maldad... la violencia".

Era momento de llevarlo a la carroza que conduciría a Meza García, al lugar donde descansaría: el Panteón de Dolores.

Desde el helicóptero se lanzaron pétalos de rosa rojos y blancos, en señal de admiración y duelo por el compañero abatido.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.