Entra a iglesia en su auto y se pasea desnudo por el altar

Un hombre entró a la parroquia de la Divina Providencia, en Tepic, Nayarit, y caminó desnudo por el altar. La Fiscalía lo acusa de daño en propiedad ajena.

Tepic

La policía de Tepic, Nayarit, detuvo a un sujeto que ingresó a la parroquia de a Divina Providencia en su automóvil y se paseó por el altar completamente desnudo.

Los hechos se presentaron a las 14:20 horas, cuando un hombre de 29 años ingresó a la iglesia con todo y su automóvil, el cual estacionó a unos metros del altar, descendió del vehículo y se paseó desnudo tras bajar y dejar que sus perros, de raza bulldog también pasearan dentro de la iglesia.

Uno de los vecinos de la zona fotografió en varias ocasiones al sujeto y difundió las imágenes del automotor estacionado en el pasillo central de la iglesia y el sujeto desnudo.

El incidente se reportó la tarde del sábado en la iglesia de la colonia Lindavista, donde los uniformados acudieron gracias a una denuncia ciudadana.

De acuerdo con testigos, el conductor del vehículo Jetta modelo 2006, con placas JHW-82-46 de Jalisco, entró a la parroquia a bordo de su automóvil y subió los escalones del pasillo central para estacionar su vehículo a unos metros del altar. Después bajó una persona completamente desnuda, sacó a unos perros y se paseó por el altar, hasta que policías de Tepic acudieron al lugar y lo detuvieron.

De acuerdo con las autoridades, solo se presentaron daños materiales en el templo, pero había feligreses muy molestos, quienes insultaron al inculpado y amenazaron con golpearlo.

Los uniformados que lo aprehendieron lo presentaron ante la Fiscalía General de Nayarit, donde enfrenta cargos desobediencia y daño en propiedad ajena.

Las autoridades no dieron a conocer la identidad del acusado ni tampoco informaron si conducía alcoholizado o bajo los efectos de alguna droga.

Tras el incidente, las autoridades eclesiásticas y la comunidad católica de la Parroquia Divina Providencia continuaron ayer con sus actividades religiosas con normalidad.

El padre José Refugio Castañeda Barrera lamentó el incidente, pero agradeció que el templo no sufriera daños mayores y el agresor fuera detenido.