"Me dicen que hay que aguantar, pero también tengo hijos que comen"

Al borde del desempleo por la prohibición del uso de animales, domadores tienen la esperanza de llegar a un acuerdo.

Tizayuca, Hidalgo

Bruno Raffo es un experimentado domador de tigres de origen argentino que hace años radica en México, país que, considera, ofrece de los mejores espectáculos circenses.

En el Circo Chino de Pekín tomó el liderazgo de un grupo de 14 tigres siberianos hace tres años y medio. Bajo la carpa lograba hacerlos caminar en sus dos patas traseras, pero en los dos últimos meses está al borde del desempleo.

“El circo cerró, desgraciadamente tenemos que esperar un tiempo más, a ver si pueden llegar a un acuerdo, si se dan cuenta los diputados de que no es como dicen, porque han subido fotos de personas maltratando animales”, expresa.

Ya sin salir de gira, los animales permanecen resguardados en un terreno propiedad del circo, ubicado en Tizayuca, Hidalgo. Camellos, dromedarios, zebras y caballos conviven en el predio rodeado de una malla ciclónica. Parecen extrañar el bullicio, pues aunque el terreno es extenso, permanecen cerca de la valla, donde los vecinos curiosos se asoman para acariciarlos.

Alejado de la calle, se encuentra el tráiler con 14 tigres siberianos, los “hijos” de Bruno. Desde afuera les da instrucciones y responden como si estuvieran en la carpa. Por una rejilla el líder del grupo saca las patas y muestra sus garras. Bruno también deja ver sus cicatrices.

“Tengo la esperanza de que se pueda llegar a arreglar esto; ahora tengo que estar al cuidado de ellos, atendiéndolos, entrenando, esperando un nuevo aviso. Sin trabajo, sin ingresos, está muy complicado mantenerlos, además del trabajo que ha costado entrenarlos durante dos años, de dos a tres horas por la mañana, por la tarde, y el gasto del dueño en pagarle al entrenador”, dice.

Júnior, otro domador que llegó de visita al predio, resalta su enojo porque la prohibición no le permitirá seguir entrenando a sus animales y sus ingresos ya bajaron notablemente.

“De ciento por ciento que ganaba, ahora recibo 20, porque los animales están parados. Después de ser entrenador bajas al rango de cuidador. La gente del circo dice que hay que aguantar, pero también tengo hijos que comen. El Partido (Verde) no vio nada de eso. No pensó en el domador, el ayudante del domador, el empresario del circo...”, reprocha.

La Unión Nacional de Empresarios y Artistas de Circo (Uneac) advirtió que sacrificarán a sus animales si los gobiernos no ofrecen soluciones ante la crisis que enfrentan tras la prohibición del uso de ejemplares de vida silvestre.

“Al final lo más fácil sería dormirlos, porque los animales son nuestros; es algo que no nos pasa por la mente, pero si no tenemos de otra, qué vamos a hacer con ellos... preferible dormirlos a que se estén muriendo de hambre, ya que el gobierno no da repuesta ni solución”, señaló Armando Cedeño, presidente de la Uneac.

Al realizar un recorrido por instalaciones del Circo Chino de Pekín, dijo que presentarán un amparo a fin de revertir las modificaciones a la Ley General de Vida Silvestre, que entran en vigor el 9 de julio.

Sus transitorios establecen que los zoológicos escogerán a los animales que albergarán, mientras que el resto irá a centros de conservación e investigación de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, lo que consideró “un robo”.

El asambleísta del PRD Rubén Escamilla señaló que el próximo miércoles presentará un punto de acuerdo para que la Semarnat aclare de qué manera se llevará cabo la salida de los animales.

Indicó que en los próximos días la Comisión de Administración Pública Local de la Asamblea dará a conocer sus observaciones sobre la iniciativa que presentó en noviembre pasado para dejar sin efectos la aplicación de los cambios a la ley para la Celebración de Espectáculos Públicos y la Ley de Protección a los Animales.