¿Por qué mi hijo tiene que sacrificar su día de descanso por un maestro?

Marco Antonio, de Tlalixtc de Cabrera, Oaxaca, es uno de los padres de familia que se oponen a que los maestros de la sección 22 regresen a dar clases con el calendario escolar a su modo.
Algunos padres de familia rompieron cadenas para que los niños entraran a las escuelas.
Algunos padres de familia rompieron cadenas para que los niños entraran a las escuelas. (Archivo)

Ciudad de México

¿Por qué mi hijo tiene que sacrificar su sábado para ir a clases por culpa de un maestros que ha faltado dos meses a su trabajo? Cuestionó Marco Antonio uno de los padres de familia de Tlalixtac de Cabrera que se oponen al regreso de los profesores de la sección 22 de la CNTE.

En entrevista con MILENIO, el padre de familia que desde hace dos meses ha fungido como maestro de su hijo, lamentó que los docentes quieran regresar con un sueldo que no se lo merecen, porque, dijo, no han trabajado en 60 días, si eso hiciera yo, no tendría ni qué comer y me despedirían.

“No es posible que el gobierno haya aceptado el regreso de ellos (los maestros) sin antes ponerles un castigo o condicionarles el pago para que respeten el ciclo escolar, que ahora está hecho a su modo y piden que nuestros hijos sacrifiquen un día de descanso para ponerse al corriente en sus clases”, sostuvo.

Los padres de familia que mantienen tomadas las escuelas del poblado condicionaron a los maestros a regresar siempre y cuando firmen una carta compromiso en la que se comprometan a dar clases y no suspender ni un día laboral para acudir a marchas o mítines organizados por la sección 22 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación.

“Ellos no quieren firmar porque ya tienen planeado que en 20 días regresan a la ciudad de México a realizar otro plantón entonces ¿de qué se trata este supuesto regreso?”, cuestionó. .

Por ello, insistió, no vamos a permitir que den clases, nosotros necesitamos un verdadero compromiso para los niños, porque ellos son los más afectados, el día de mañana quién va a creer que saben leer, escribir, sumar, restar o que conocen de nuestra historia o del mundo.

“No entienden que el mayor daño se lo hacen a los niños, por eso es que exigimos ese compromiso, sino que se vayan del estado y que el gobierno mande gente que realmente se preocupe por la educación de nuestros hijos”, sentenció.

Ahorita, recordó, los niños siguen sin clases “porque no llegamos a un acuerdo y lo que están provocando es que nosotros comencemos hacer bloqueos en las carreteras, en las instituciones con el fin de que nos hagan caso”.

“Lo poco que nosotros sabemos se lo estamos enseñando a nuestros niños, sin embargo el día de mañana eso va a ser insuficiente porque ya están en la secundaria y muchos de nosotros no terminamos de estudiar”, sostuvo.