Astudillo promete colaborar para resolver caso Iguala

En su discurso al asumir como gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo dijo que el caso de la desaparición de los 43 normalistas reveló la complicidad entre autoridades y grupos criminales.
El ahora gobernador al momento de tomar protesta.
El ahora gobernador al momento de tomar protesta. (Cuartoscuro)

Chilpancingo

Al rendir protesta como gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo aseguró que colaborará para resolver el caso de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, del que dijo "es una herida abierta".

En su discurso, el mandatario admitió que los hechos ocurridos el 26 de septiembre del año pasado no provocaron los problemas que existen en el estado.

"Ayotzinapa no provocó los problemas de Guerrero, estos fueron detonados por la tragedia de Ayotzinapa. La desaparición en Iguala de los 43 normalistas y el fallecimiento de paisanos y un joven originario de Chilpancingo, reveló la complicidad entre diversas autoridades y las organizaciones criminales", dijo.

Durante su discurso de toma de protesta, Astudillo Flores dijo que el caso desestabilizó al estado y mostró las deficiencias del poder público para evitar el drama y el dolor de las familias de los estudiantes.

"Ayotzinapa es una herida abierta en la conciencia nacional, que no sanará hasta que se encuentre la verdad de los hechos y se haga justicia. De ahí mi voluntad para colaborar en todo lo que sea necesario", afirmó.

El gobernador de Guerrero agregó que en el estado se ha perdido la confianza en los políticos y que muchos jóvenes se suman, con falsas expectativas, a las filas de la delincuencia organizada.

Hasta ahora, dijo, Guerrero ha vivido en el temor, en el miedo, la anarquía y la desesperanza.

"Estoy decidido a coordinar los esfuerzos de todos para atender las demandas legítimas de las sociedad con apego a la ley. La ingobernabilidad se explica porque se le ha dado vuelta a la ley; y la ingobernabilidad de quienes tienen la responsabilidad de aplicarla se ha visto mermada y su consecuencia es el regreso a la ley del más fuerte. Llegó el momento de romper este círculo vicioso", dijo.

"Los guerrerenses tenemos que salir adelante. Tenemos el empeño de iniciar un tiempo mejor".

Reconoció que el estado necesita la ayuda del gobierno federal, "como la hemos tenido en los últimos 13 meses difícil en lo social y en lo político".