• Regístrate
Estás leyendo: “Hay sitios llenos de historia que hay que contar”
Comparte esta noticia
Miércoles , 15.08.2018 / 06:46 Hoy

“Hay sitios llenos de historia que hay que contar”

Los descubrimientos hechos en lugares como Teotihuacán y Tenochtitlán revelan a los expertos nuevos fragmentos de una historia que no termina por ser escrita.

Publicidad
Publicidad

Enrique Matos Moctezuma tiene el privilegio de haber trabajado en las principales zonas arqueológicas de México: Teotihuacán, Tenochtitlán y Tlatelolco.

"Son espacios llenos de historia", comenta el arqueólogo en reciente visita a la ciudad de Monterrey, donde el próximo año impartirá un seminario en el Colegio Civil Centro Cultural Universitario.

Son sitios que a pesar de ser estudiados desde hace décadas siguen brindando sorpresas, como lo es el recién descubierto túnel en la pirámide de Quetzalcóatl, en Teotihuacán, donde estuvo de visita hace algunas semanas.

En entrevista con MILENIO Monterrey el prestigiado arqueólogo e investigador habla sobre el concepto prehispánico del sacrificio, de la relevancia de los nuevos hallazgos en Teotihuacán y de la relevancia histórica de un sitio como Tlatelolco.

¿Cómo ha cambiado la concepción del sacrificio humano en las culturas antiguas, más allá de una visión occidental que considera a esta práctica como sanguinaria?

En efecto, hay una diferencia entre la concepción prehispánica de la muerte y la visión occidental que impusieron los españoles en el siglo XVI. La primer diferencia es que el concepto occidental marca a dónde vas a ir después de la muerte, es un concepto moral; es decir, si te portas bien vas a disfrutar eternamente pero si haces lo contrario sufrirás.

En el plano prehispánico es diferente, eso no existía, acá se hacía énfasis a la forma en la que morías, de eso determinaba el lugar a dónde ibas; por ejemplo, si morías en la guerra o en combate irías a acompañar al Sol; si morías con relación al agua, irías al tlaloca, que es un lugar siempre verde; si morías de cualquier otra forma pues ibas al mictlan.

El sacrificio humano ha existido en todas las sociedades, práctica que en muchas ocasiones hacen ver que la persona que se va sacrificar a cierto dios adquiere sus cualidades, y eso es interesante porque son formas de pensar, donde lo relevante es que el mundo continúe su andar gracias a esos sacrificios.

¿Qué relevancia encuentra en los recientes hallazgos en los túneles de Teotihuacán?

Estuve en el túnel de la pirámide de Quetzalcóatl recientemente, que es muy similar a otro que hay en la pirámide del Sol. En lo particular pienso que ahí no era un lugar de tumbas, quizás se puedan encontrar algunos esqueletos conforme a un ritual de ofrendamiento, se han encontrado caracoles y toda una serie de piedras verdes en gran abundancia, es un hallazgo muy importante que está siendo tratado por Sergio Gómez y su equipo de trabajo. Algunos de los investigadores han pensado que habrá tumbas, yo tengo mis reservas pero puede ser la posibilidad.

Lo que sí se encontró, encima, es un cúmulo mortuorio de 20 o 21 individuos colocados debajo de la pirámide, todavía más profundo, incluso ya se habían encontrado otros cuerpos a los costados de la pirámide. Tendremos que esperar a ver qué depara esta investigación.

Hace más de cien años se está estudiando Teotihuacán y hoy todavía tenemos un gran hallazgo como lo es este túnel. También se cumplieron 70 años de trabajo en Tlatelolco, ¿qué podemos destacar de estas conmemoraciones?

Efectivamente tenemos estas fechas, pero también hay que sumar los trabajos en Templo Mayor de Tenochtitlán, donde hemos abierto una exposición en homenaje a don Manuel Gamio, porque él, hace cien años, fue el primero en excavar una esquinita del Templo, a nosotros ya nos tocó completar la excavación por los cuatro lados, incluso hasta en edificios conjuntos, ¡ya tenemos 35 años trabajando ahí!

También he trabajado en Tlatelolco, donde se conmemoró esta fecha con una serie de conferencias, y podemos decir que éste también es uno de los sitios importantes pues allí es el último bastión de la resistencia indígena en contra de los españoles; yo sostengo que es un lugar marcado por el infortunio, primero en el pasado porque ahí es el vencimiento y donde toman prisionero a Cuauhtémoc y en el futuro porque ahí fue la matanza del 68 y después la tragedia del terremoto del 85.

Sin embargo, Tlatelolco conserva su memoria y su nombre, todos dicen "voy a ir a Tlatelolco" no así con Tenochtitlán, pues ahora todos van "al Zócalo".

Son lugares llenos de historia: Teotihuacán, Tenochtitlán y Tlatelolco son claves para entender nuestra historia.

¿Qué le ha dejado trabajar en estos tres sitios, como usted dice, cargados de historia?

Eso, simplemente me significa historia, nada de ideas esotéricas o de que ahí se carga la energía no, esas son tonterías. Son espacios llenos de historia y esa historia hay que conocerla, investigarla, porque a fin de cuentas es nuestro pasado y la única forma de comprender lo que hoy ocurre es yendo a ese pasado para conocer cómo fue el punto de desarrollo de esas culturas. Pero esos sitios son eso: sitios llenos de historia que hay que contar.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.