Roban guacamayas rojas en Los Tuxtlas, Veracruz

El pasado 14 de junio fueron liberadas 27 aves de las cuales cinco fueron consideradas como extraviadas, una más se encontró muerta, dos capturadas y las otras se desconoce su paradero. 

Veracruz

El proyecto de reinserción y liberación de guacamayas rojas en la reserva de la Biosfera de Los Tuxtlas en Veracruz se encuentra en riesgo de ser cancelado, debido a la captura de los animales por personas desconocidas.

De las 27 guacamayas liberadas el 14 de junio pasado, cinco se encontraban extraviadas; una de ellas fue encontrada muerta, -de las dos que aparentemente fueron capturadas en las comunidades de Tebanca y Benito Juárez;  y a las otras no las han ubicado, a pesar de que las aves cuentan con un anillo de radiolocalización.

El proceso de reinserción y repoblación de la selva de Los Tuxtlas con aves donadas por Quintana Roo se realiza también en Palenque, Chiapas, pero allá no se ha presentado el problema, señaló la doctora Patricia Escalante responsable del proyecto SOS  para la Guacamaya Roja.

 La semana pasada trascendió la pérdida de las aves liberadas por el  Instituto de Biología de la Universidad Nacional Autónoma de México (IBUNAM), el aviario de Xcaret, la Reserva Ecológica “La otra opción” en Los Tuxtlas y la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas.

Si bien los chips o localizadores tienen un límite de rastreo, se teme que todas las aves hayan sido capturadas, como ya sucedió con dos de ellas.

Si el problema persiste pudiera suspenderse la nueva liberación proyectada para los siguientes meses, pues la mayoría de estas aves mueren en cautiverio, mantenerlas así no es fácil y no vale la pena arriesgarlas, cuando lo que se busca es su reproducción, la recuperación de las mismas.

Las guacamayas rojas, de la subespecie Ara macao cyanoptera, fueron traídas a Veracruz desde Quintana Roo a fin de regresarlas a su hábitat natural y recuperar una especie que por su caza furtiva e ilegal casi se extinguió en Los Tuxtlas.

En el mercado negro se pueden encontrar en 25 mil pesos o más por cada ejemplar, de allí que las capturen.

Las aves perdidas forman parte del segundo grupo liberado, pero si los robos continúan el proyecto no seguirá, porque “Depende de que nos donen más para formar una población de aves,  pero si a este ritmo se van a seguir sustrayendo, no tiene caso seguir con él “, indicó en entrevista telefónica Patricia Escalante.

Es fundamental que las comunidades y la población se comprometan, se concienticen de la necesidad de cuidar la especie; que reporten cuando sepa que alguien captura a las mismas, pues existen numerosos esfuerzos de las diversas organizaciones por su recuperación.

No desean que cancelen el proyecto, pero tampoco pueden arriesgar a las aves, “Sabemos que en la región y en muchas partes de México, la gente toda su vida ha extraído animales, pero ya no se puede y al menos si lo van a considerar que sea cancelado el proyecto”.

Por la desaparición de las aves ya hay denuncias, pues se trata de un delito federal penado con cárcel.