Liberan 50 guacamayas en Los Tuxtlas, Veracruz

Con la liberación se espera un importante crecimiento en el número de ejemplares. 
El presidente municipal de Catemaco, Jorge Santos Azamar dijo que las guacamayas se han adaptado bien.
El presidente municipal de Catemaco, Jorge Santos Azamar dijo que las guacamayas se han adaptado bien. (Isabel Zamudio)

Veracruz

En medio de la selva tuxtleca, en el sur de la entidad, fueron liberadas 50 guacamayas rojas procedentes del estado de Quintana Roo y en junio próximo otras 29 aves se sumarán, toda ellas cuentan con chip no solo para rastrearlas y evitar que se las roben para comercializarlas, sino para conocer cómo se desarrollan y reproducen.

Las hermosas y llamativas aves son una especie endémica de la Reserva de la Biosfera de Los Tuxtlas y su población había disminuido.

Con la liberación realizada y la que se llevará a cabo próximamente se espera un importante crecimiento en el número de ejemplares, con la ventaja de que ahora sí los habitantes de seis comunidades enclavadas en este hábitat de alta montaña de ejido Miguel Hidalgo  se han organizado como red de ecoturismo que se dedica a promover el cuidado del medio ambiente y el aprovechamiento sustentable del mismo.

El presidente municipal de Catemaco, Jorge Santos Azamar dijo que las guacamayas se han adaptado bien, luego de más de un mes de que fueron trasladadas de la selva de Quintana Roo a la veracruzana en Los Tuxtlas.

La asociación civil que las liberó eligió Catemaco por encontrarse en el corazón de la Reserva de la Biosfera de Los Tuxtlas, donde habitan miles de especies de animales.

Las guacamayas se convierten además en un atractivo turístico más en la región sur del estado.

La Academia Mexicana de Ciencias ha anunciado que en junio realizarán la liberación de 29 guacamayas más y  continuar así con el esfuerzo para llegar a 250 ejemplares.

Las guacamayas rojas son propias de esa selva, pero por años  el tráfico ilegal, la caza y venta de las mismas provocó una reducción en la población de estas, aunado al daño causado a la selva.

Hace dos años otra especie, los monos arañas, también propios de la región, retornaron a Los Tuxtlas, mientras que los macacos introducidos por la UNAM comienzan a extinguirse en la laguna de Catemaco, donde solo quedan cuatro ejemplares.

Ya son cientos los monos arañas en la zona, asegura el edil, pues ahora sí los residentes del lugar entendieron que además de ser un delito cazarlos, venderlos o comerlos, el turismo que llega lo hace para ver estos ejemplares y eso genera empleo y derrama económica.