• Regístrate
Estás leyendo: Gran espectáculo de Cuernos Chuecos
Comparte esta noticia
Sábado , 22.09.2018 / 05:01 Hoy

Gran espectáculo de Cuernos Chuecos

El brasileño Washington Venancio se llevó la fecha número 15 de rodeo que se desarrolló en el Coliseo Centenario de Torreón, con más de 20 de los mejores jinetes del país.

Publicidad
Publicidad

El brasileño Washington Venancio no tuvo rival para llevarse la décimo quinta fecha del serial nacional de rodeo Cuernos Chuecos, que se desarrolló en el Coliseo Centenario de Torreón.

Los seguidores del bull riding de La Laguna disfrutaron el mejor espectáculo de rodeo del país, donde se presentaron 20 de los mejores jinetes del país y de Guatemala, Brasil, Cuba y Estados Unidos.

Tras una excepcional ronda preliminar donde los protagonistas fueron los toros de procedencia estadounidense, los cuales pusieron en verdad a trabajar a los jinetes, pues salieron con gran casta al ruedo del Coliseo.

En la ronda clasificatoria, pasó en primer sitio el guatemalteco Erick de la Rosa con un puntaje de 85.5, mientras que el brasileño Washington Venancio calificó con 84 unidades.[OBJECT]

El lagunero Adán Esparza, quien ingresó como invitado, pasó a la gran final en el tercero con 83.5 puntos, el brasileño Adilson Toletino en el cuarto con 83 y en quinto pasó Alex Cantoral con 81.5.

En la siguiente ronda, a Erick de la Rosa le tocó montar en la ronda final al toro llamado Snoopy, Washington Venancio a Mantequilla, el lagunero Adán Esparza a Navegante, Adilson Tletino a Michue y a Alex Cantoral a Chamacux.

En la final, el único en lograr estar los 8 segundos sobre el lomo del toro fue el brasileño Washington Venancio, quien además lo hizo de extraordinaria manera, para terminar como campeón en Torreón.

El segundo sitio correspondió a Erick de la Rosa, el tercero de Adán Esparza, el cuarto de Adilson Toletino y el quinto de Alex Cantoral.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.