Gobierno de Graco busca evitar ejecución de otro mexicano

Víctor Manuel Miranda Guerrero podría ser ejecutado próximamente en Estados Unidos por el delito de robo, violación y asesinato de una mujer.

Morelos

El gobierno de Morelos y la familia de Víctor Manuel Miranda Guerrero, el segundo morelense que podría ser ejecutado próximamente en Estados Unidos, buscan la conmutación de la pena capital.

Dinero y asesoría jurídica son el principal apoyo que la familia Miranda recibe para trasladarse a la Unión Americana de forma constante, pero también para impulsar la estrategia jurídica que permita salvarle la vida, destacó la secretaria de Desarrollo Social, Adriana Díaz Contreras.

A un poco más de dos meses de la muerte de Edgar Tamayo Arias, oriundo de Miacatlán, Morelos, ejecutado en el estado de Texas con una inyección letal por el delito de homicidio de un policía, ahora tocaría el turno a Miranda Guerrero, que aunque aún no tiene fecha de ejecución, ya está sentenciado a ella por un jurado completamente integrado por anglosajones.

Díaz Contreras agregó que el gobierno de Morelos sigue también de cerca el procedimiento jurídico de la apelación interpuesta para salvarle la vida a Miranda, y aún cuando de antemano se conoce que la misma puede avanzar, lo máximo que puede obtenerse es la conmutación de la pena.

Añadió que la dependencia que encabeza, -a través de la Dirección de Atención a Migrantes- mantiene contacto cercano con la hermana del morelense, quien regularmente viaja al estado de California "y a quien hemos apoyado económicamente. Además tenemos comunicación con la Secretaría de Relaciones Exteriores y con los consulados", apuntó la funcionaria quien agregó que en este momento la dependencia que encabeza realiza el trámite de visado humanitario para los padres del sentenciado.

Víctor Manuel Miranda Guerrero, originario de Cuernavaca, Morelos, fue detenido en junio de 2000 y enviado a prisión acusado de robo, violación y asesinato de Bridgett Elizabeth Ballas, una joven madre que vivía en Huntington Beach, la madrugada del 27 de noviembre de 1999. Fue sentenciado el 4 de agosto de 2003 y recluido en el penal estatal de San Quintín.

Hasta el momento, el proceso del morelense se encuentra en la etapa de análisis de la apelación que hiciera contra la pena de muerte, y de ganar, solamente recibiría el castigo de cadena perpetua.