Gobernadores cierran filas contra la violencia

Los mandatarios de Puebla, Durango, Morelos, Oaxaca y Tabasco llamaron a la unidad y a la inteligencia para enfrentar las protestas violentas ocasionadas por la desaparición de 43 normalistas.
Ataque a la sede del PRI en Veracruz.
Ataque a la sede del PRI en Veracruz. (Isabel Zamudio)

Oaxaca

Los gobernadores de Puebla, Durango, Morelos, Oaxaca y Tabasco, cerraron filas con el Presidente Enrique Peña y llamaron a la unidad y a la inteligencia para enfrentar las protestas callejeras que ha generado la indignación por la desaparición de los 43 estudiantes de la Normal rural de Ayotzinapa, registrada en Iguala, Guerrero, y que han causado hechos vandálicos en algunas entidades.

El gobernador de Durango, Jorge Herrera Caldera, consideró que es el momento de cerrar filas con el Presidente para fortalecer las instituciones y el Estado de derecho.

Afirmó que los gobiernos estatales deben estar al pendiente de la paz y de la actuación de las policías estatales y municipales, para evitar que un caso como el de Iguala se repita.

Por el otro lado, indicó, se requiere fortalecer la imagen de las instituciones y el estado de derecho.

En tanto el gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle, afirmó que ante los momentos tan difíciles que vive el país por el caso, Iguala, los gobiernos de los estados deben actuar con inteligencia.

"Yo creo que se debe entender que en una democracia, los derechos tienen garantizado su libertad de expresión eso es parte de nuestro sistema democrático, pero también quiero decir que los derechos de una persona terminan en el momento que se afectan los derechos de otros, afirmando que los gobiernos tienen el derecho de aplicar y valer el Estado de derecho cuando se trastoca la paz social".

Moreno Valle consideró que es el momento de privilegiar el diálogo con tolerancia y límite para encauzar las exigencias de quienes hoy reclaman justicia, por el caso de los normalistas de Ayotzinapa, desaparecidos.

Aunque consideró que tales exigencias se deben realizar pacíficamente sin bloquear carreteras ni dañar el patrimonio de todos los mexicanos.

A su vez Gabino Cué, llamó a quienes protestas por la aparición con vida de los 43 normalistas a no generen agravios en prejuicio a la sociedad, y los exhortó a que sin renunciar a sus derechos de libre expresión, ayuden a construir la gobernabilidad democrática del país

Indicó que en lo que le corresponde a Oaxaca ha logrado trabajar para reconstruir el tejido social, privilegiando siempre el diálogo, la tolerancia y la conciliación de intereses, por encima de voces que exigen reprimir o coaccionar.

En tanto el gobernador de Tabasco, Arturo Núñez, consideró que el caso Iguala le ha hecho daño al país, no solo por las protestas generalizadas de indignación que generó el crimen en contra de los 43 normalistas, sino por el grado de descomposición social que se vive por la infiltración de las bandas del crimen organizado dentro del poder político.

Negó que los gobierno de coalición estén en duda por el caso Iguala, "ello es hablar en abstracto, lo que ocurrió con José Luis Abarca es un solo caso y no se puede generalizar por la actuación de otros gobiernos que han sido exitosos, aunque se debe tener más filtros en la selección de futuras candidaturas".

En tanto Graco Ramírez, gobernador de Morelos, acusó a sus antecesores de pactar con el narcotráfico, y reveló que, al inicio de su administración, empresarios, periodistas y un ex gobernador, que no es de la entidad, hacer lo mismo.