• Regístrate
Estás leyendo: El género no impide que mujeres realicen tareas de fuerza física
Comparte esta noticia
Jueves , 18.10.2018 / 21:51 Hoy

El género no impide que mujeres realicen tareas de fuerza física

Ariadna Ivette Álvarez Santiago, policía militar de 27 años de edad, forma parte, desde hace un año, del 17 batallón de la policía militar que se estableció en el estado de Puebla.


Publicidad
Publicidad

A las propias civiles les sorprende que haya mujeres militares porque consideran que es un oficio que deberían llevar a cabo hombres, no obstante, en los últimos años se ha incrementado la presencia del género femenino en las fuerzas armadas, expuso Ariadna Ivette Álvarez Santiago, policía militar de 27 años de edad.

Desde hace un año forma parte del 17 batallón de la policía militar, que se estableció en el estado de Puebla, relata que su experiencia en el ejército ha sido muy positiva porque no tuvo barreras para acceder a las fuerzas armadas, había bastantes vacantes para mujeres y ha encontrado entre sus compañeros el apoyo para crecer en su carrera como soldado.

"Mi papá es militar y quise seguir sus pasos, no tanto por decir que quería ser como él, sino comprobar qué es lo que se hace y es muy satisfactorio. Todos me preguntan por qué elegí policía militar y es porque las mujeres no sólo podemos estar en áreas como enfermería, también podemos estar en áreas de este tipo junto con los hombres", dijo.

Al interior del servicio militar hay compañerismo e igualdad en el trato, aseveró. Tanto hombres como mujeres tienen las mismas facilidades y actividades, como el acceso al adiestramiento, la promoción de cargos y las encomiendas que realizan en este y otros estados para mantener la seguridad y tranquilidad de los ciudadanos.

Ariadna Álvarez puso énfasis en que los soldados no sólo se dedican a las acciones de seguridad, sino también a apoyar a la gente cuando se presentan contingencias por fenómenos naturales, es deber de los militares ver por los afectados y porque las actividades vuelvan a la normalidad cuando se presenta algún incidente.

“Cuando fui a Oaxaca por lo del sismo, me di cuenta que es muy bonito ayudar a las personas, que la gente te agradezca y todo, me he desenvuelto bien y esto es lo mío. Fue bastante bueno ver que la gente se admiraba mucho de que veía a una mujer, se decían: ¿cómo una mujer aquí, haces lo mismo que un hombre? Yo les decía sí, hago exactamente lo mismo, cargo exactamente lo mismo, mi arma es exactamente la misma que la de ellos y al final es para ayudarles igual”, explicó.

“Se sorprenden que haya mujeres militares, porque mujeres con armas hay pocas y cuando te ven se quieren tomar fotos o la gente mayor te dice cómo es posible, te bendicen y se sorprenden, una vez una niña me abrazó y me dijo que quería ser como yo de grande y le dije échale ganas, sí se puede”, mencionó.

Para Ariadna Álvarez lo más importante es poner dedicación en el trabajo que se realiza día a día, porque es la clave para avanzar sin importar el género y ahora, en la milicia, cualquier persona no sólo puede ser sargento, sino también oficial militar.

Destacó que las mujeres que forman parte de la policía militar pueden llevar a cabo tareas de patrullaje, operativos antimotín ante un disturbio civil, estrategias para liberar el tránsito e intervenir en situaciones de riesgo.

“Las mujeres podemos hacer muchas cosas, en este medio se abren muchos campos y es importante eliminar esos tabús del género, en realidad la policía militar me ha abierto los ojos sobre que las mujeres y los hombres podemos realizar todo esto”, agregó.

Al final, expresó que para todos los militares es difícil dejar a sus familias y servir a la ciudadanía a través del ejército, pero cada elemento tiene que hacerse a la idea de realizar su trabajo con convicción y disciplina para lograr sus objetivos, es ahí cuando las personas apoyan y entienden la labor que realiza un soldado.

AMV

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.