“Tuve mucho temor porque había fuego en el motor”: Duarte

Reportan estables al mandatario de Chihuahua y a su esposa; estarán internados hasta 6 días. Lolita Ayala fue trasladada al DF para ser atendida por sus propios médicos.
César Duarte ingresó al hospital por su propio pie.
César Duarte ingresó al hospital por su propio pie. (Especial)

Chihuahua

Luego del desplome del helicóptero en el que viajaba el gobernador de Chihuahua el pasado viernes junto con su esposa, Bertha Gómez, y la periodista Lolita Ayala, César Duarte narró que sintió mucho temor.

"Afortunadamente el desplome fue a una altura mínima. Me han platicado lo que sucede en un helicóptero cuando hay un accidente, y la verdad al tocar las hélices el piso, la aeronave gira como una licuadora.

"Tuve mucho temor porque hubo fuego dentro del motor; yo mismo bajé a Lolita Ayala. El capitán y la tripulación del helicóptero hicieron lo propio para apagar el fuego y sacarnos del aparato, que afortunadamente no estalló.

"En una gira de trabajo en la cabecera municipal de Moris, Lolita acompañó a Berthita y a mí a la inauguración de un hospital; iban con ella un sobrino y una amiga", dijo.

Lo anterior fue narrado por el mandatario estatal a su llegada al Hospital General de Parral, a 80 kilómetros de Balleza, donde ocurrió el accidente.

Sin embargo, ayer a temprana hora el gobernador arribó por su propio pie al hospital Christus Muguerza, en la capital de Chihuahua, donde se encuentra internado junto con su esposa, quien fue sometida a una cirugía por una lesión en la décima vértebra de la columna,
justo a la mitad de la espalda.

Tanto el Ejecutivo estatal como su esposa gozan de una salud estable y permanecerán de tres a seis días internados, mientras se recuperan de las lesiones, informó el neurocirujano José Inés Fernández Faudoa.

En tanto, los capitanes Julio Berlanga y Alejandro Villa sufrieron facturas por los movimientos bruscos del helicóptero al caer, las cuales ya son atendidas con cirugías en el mismo hospital.

El accidente ocurrió durante una gira de trabajo en la cabecera municipal de Moris, donde fue inaugurado un hospital, casi al arribar al rancho del mandatario estatal ubicado en Balleza.

Posteriormente se dio a conocer que Ayala, en compañía de su sobrino Rafael y su amiga Amelia, pasarían unos días de descanso en la sierra tarahumara.

"Afortunadamente estamos con vida y los médicos valoran los distintos golpes que recibimos: Lolita tiene un fuerte dolor en la cintura; Berthita, mi esposa, en la espalda; la señora Amelia, la amiga de Lolita, en las costillas, y su servidor hematomas en la cabeza; Rafael, el sobrino de la periodista, al parecer tiene fractura en una pierna", describió Duarte.

Asimismo, señaló que Ayala fue trasladada a la Ciudad de México para ser atendida por sus propios médicos.

"Estábamos en un lugar donde no había señales de celular, afortunadamente la ambulancia que atiende a mi escolta fue inmediatamente utilizada para trasladar a Lolita a Parral. Berthita y yo nos venimos en una camioneta.

"Llegamos a Parral a un hospital donde nos dieron las primeras atenciones médicas. Solo esperan estabilizar a todos para ser trasladados a otro lugar", agregó.

Al respecto, el secretario general de Gobierno, Mario Trevizo, dijo que el mandatario y su esposa permanecerán internados.


Fiscalía estatal descarta indicios de un atentado

El fiscal general del estado, Jorge González Nicolás, descartó cualquier indicio de atentado en el desplome del helicóptero en el que viajaban el gobernador de Chihuahua, César Duarte, su esposa Bertha, la periodista Lolita Ayala y dos acompañantes, además de la tripulación.

A menos de 24 horas del accidente, el funcionario estatal fue categórico al rechazar algún ataque contra la aeronave.

En entrevista con el titular de la fiscalía, la cual se encargó de vigilar la zona del accidente, donde hasta la tarde de ayer fue notoria la ausencia de personal militar, dijo que ya se contactó con la Procuraduría General de la República para iniciar las investigaciones.

González Nicolás dejó en claro que no hay ningún indicio “razonable” para presumir que el desplome del helicóptero se haya derivado de un atentado contra el mandatario.

El fiscal dijo que acudirá a la zona del accidente con peritos y personal de la PGR para dar inicio a las investigaciones, para determinar las causas del percance del que lo más probable se trata de una falla mecánica, subrayó.

El funcionario estatal dijo que de acuerdo con lo que platicó con el piloto de la aeronave, se establece que hubo una pérdida de estabilidad, por lo que se desplomó a cinco metros
del piso.

“Hasta el momento no tenemos ningún indicio razonable de que pudiera haber existido (otra cosa) fuera de lo que es el accidente, de lo que es un caso fortuito”, explicó González Nicolás.

Ayer por la tarde se reportó la presencia de personal federal para iniciar las investigaciones en el lugar de los hechos.

El secretario general de Gobierno, Mario Trevizo, aclaró que la delegación de la PGR estará al frente de las investigaciones del accidente ocurrido a las 20:50 horas del pasado viernes en el rancho del mandatario en Balleza, Chihuahua.