Encuentran fosa clandestina de perros en Puebla

En ella  los trabajadores del Antirrábico de Amozoc entierran animales que son sacrificados a golpes y con descargas eléctricas; los restos se mezclan con tiraderos de basura.
Perros
Archivo (Foto: Gabriela Michelle Jiménez)

Puebla

Los trabajadores del Antirrábico Municipal abireron fosas clandestinas para enterrar perros sacrificados a golpes y descargas eléctricas, algunas cerca de tiraderos de basura. Estos lugares, que son los paisajes del municipio de Amozoc, se volvieron un riesgo a la salud de los pobladores y al medio ambiente.

Habitantes de la colonia San Agustín Tlaxco dijeron a Milenio Puebla que trabajadores del Antirrábico no toman las medidas de higiene, por lo que canes callejeros sacan de las fosas los restos de los animales sacrificados.

El director de Comunicación Social del municipio, Ricardo Carvajal, reconoció el problema y aseguró que la matanza de perros, sepultados en una fosa clandestina, ocurrió una sola vez y calificó los hechos como un error grave.

Comentó que el edil José Cruz Sánchez desconocía lo que estaban haciendo los trabajadores del Antirrábico.

“El Ayuntamiento, como tal, no tenía conocimiento en dónde se estaban tirando los perros que ya habían matado en el Antirrábico, fue un descuido y un error gravísimo del director del Antirrábico el cual ya fue llamado y a quien se le va a levantar una sanción en Contraloría y dependiendo de la evolución se determinará si es separado de su cargo o sólo una sanción”, indicó.

Angélica Serrano Chávez, representante de la organización Fryda, dedicada a la protección de animales, señaló que es necesaria una investigación a las autoridades municipales de Amozoc y la aplicación de sanciones por maltrato animal en contra de quien resulte responsable.

Señaló que en algunos municipios como Puebla, San Andrés y San Pedro Cholula los animales que no son recogidos en el antirrábico los matan por medio de una sobredosis de medicamentos en la que no se maltratan a los perros y se les puede dar una muerte digna, posteriormente son incinerados para evitar la contaminación y problemas de salud que enfrentan en Amozoc.

Agregó que en la medida de lo posible las autoridades deben evitar el asesinato de los animales con programas de adopción, aunque es una medida complicada de aplicar en algunas zonas del estado.

Ricardo Carvajal reconoció que el municipio enfrenta un problema por el alto número de perros callejeros generado por la irresponsabilidad de algunos ciudadanos que echan a la calle a sus mascotas.

“Tenía indicaciones el Antirrábico de capturar a los animales y hacer el procedimiento necesario que marca la ley, pero en realidad, no sé al 100 por ciento qué procedimiento estaba usando el director para el sacrificio de estos animales”, precisó.

Señaló que hace un mes los cuerpos de los animales fueron aventados en una fosa clandestina en una zona habitada y que no cuenta con los aditamentos para hacer un tratamiento adecuado de los restos.

El funcionario agregó que la regidora de Salud iniciará una campaña de adopción canina para evitar que se sigan matando a los animales, además de que gestionó con las autoridades de la comunidad de Tlanepantla para en ese lugar se tire a los perros muertos.

Ricardo Carvajal aseguró que el problema es acarreado desde administraciones anteriores, que por lo menos así se recibió de la ex alcaldesa Rosa Elba de Ita Marín.