• Regístrate
Estás leyendo: Forjador de maestros
Comparte esta noticia
Lunes , 15.10.2018 / 17:25 Hoy

Forjador de maestros

Más de tres décadas de entrenador

Publicidad
Publicidad

Hay historias y personajes a los que ni siquiera el paso del tiempo es capaz de restarles vigencia. Ese es el caso del profesor Javier Torres, quien desde hace más de tres décadas forma esgrimistas para Jalisco y hoy su trabajo sigue dando resultados.

Y es que Nataly Michel, flamante clasificada tapatía a Río 2016, debe gran parte de sus conocimientos a este hombre entregado al esgrima.

Para dar fe de lo anterior, basta con recordar que Enrique Adelfo Hernández, coach de la florete mexicana, en su etapa de competidor entrenó bajo las órdenes del maestro Torres.

“Prácticamente yo soy uno de los fundadores del esgrima en Jalisco, ya estaba fundada pero desapareció. Yo he estado al frente de este deporte desde los 80. El entrenador de Nataly, el profesor Enrique Hernández, también fue mi alumno; él cumplió como atleta y se dedicó a ser entrenador después.

“Enrique formó a Nataly, pero es la misma escuela que yo tuve con él. Ella sigue trabajando conmigo cuando está aquí en Guadalajara, porque está fuera mucho tiempo. Desde hace cuatro años he estado trabajando con ella”.

Las enseñanzas del profesor Javier Torres tienen tanto arraigo en el estado, que están presentes desde décadas antes de que Jalisco ocupara el puesto de líder nacional del deporte. Simplemente el profesor Enrique Hernández, quien fuera su pupilo, ya cuenta con más de 30 años dentro del esgrima.

La relación entre ambos mentores nació de la casualidad, pues Enrique Hernández se enamoró del esgrima a primera vista, esto a pesar de que siempre había sido un atleta de alta competencia dentro de la natación.

“Él (Hernández) entrenaba natación en la alberca olímpica de la Universidad de Guadalajara, yo impartía esgrima ahí y él pasaba todos los días porque esgrima estaba a la entrada. Él pasaba y un día de tanto verlo se enamoró de nuestro deporte.

“Él llegó conmigo allá por el 84 y fue hasta los 20 o 21 años cuando ya terminó su carrera como atleta y se dedicó a estudiar para ser entrenador”, recordó


Sin interés por el reconocimiento público

Acostumbrado a que su labor muchas veces no tenga el reconocimiento que merece, el profesor Torres aseguró que nunca le ha pasado por la mente el cobrar más protagonismo, pues el agradecimiento de sus pupilos es todo lo que necesita para seguir trabajando.

“En realidad nuestra felicidad es ver a atletas como Nataly llegar a esos niveles como lo son los Juegos Olímpicos”.

SRN

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.