• Regístrate
Estás leyendo: Con FIRST fortalecen su espíritu más allá de la manufactura de un robot
Comparte esta noticia
Miércoles , 16.01.2019 / 17:41 Hoy

Con FIRST fortalecen su espíritu más allá de la manufactura de un robot

El equipo Eolotics de la zona del Istmo Tehuantepec, Oaxaca, tomaron la amarga experiencia del terremoto de septiembre para crecer y canalizar el sufrimiento en esta competencia. 

Publicidad
Publicidad

Los retos que han tenido que enfrentar los jóvenes integrantes del equipo de robótica Eolotics de la zona del Istmo Tehuantepec, Oaxaca, han sido muchos.

Estarán en el regional de FIRST Robótics en Torreón, cuya experiencia les ha permitido ir más allá de la manufactura de un robot.

El terremoto de septiembre de 2017 y los continuos movimientos telúricos que la zona ha sufrido, han causado en ellos estragos más allá del derrumbe de construcciones o pérdida de familiares, que sí, les ha movido emocionalmente.

Sin embargo, estar en competencia con el apoyo de la empresa Peñoles, les ha permitido ir reconstruyendo sus vidas, sus emociones, fortalecer su espíritu de salir adelante y que hoy los hace enfrentar no sólo los retos del certamen, sino como ellos dicen, "todos aquellos que la vida les ponga en su camino".[OBJECT]

El equipo lo integran Jason Axel Solana Miranda de 15 años originario de El Espinal, Elicel Aldemar Juarez Gutiérrez de 14 años de Ixtaltepec, Jesús Rubén Avendaño Sánchez de 15 años de San Juan Ixtaltepec.

Ernesto Santiago Rosado 15 años de Asunción Ixtaltepec son asesorados por Guillermo Mata García de El Espinal, coach líder del equipo Eolotics.

"La verdad estamos muy emocionados por esta competencia, nos hemos preparado mucho, tanto psicológica como físicamente para este evento, sentimos mucha emoción por estar aquí, estamos viendo el nivel que hay acá, nos hemos preparado mucho para dar el mejor rendimiento".

Elementos básicos como largas distancia, horarios complejos, cumplir con las calificaciones , hasta recorrer largos tramos de vías de ferrocarril en plena oscuridad conviviendo con migrantes y hasta algunos vándalos, le imprimió niveles de riesgo inimaginables.

“Pero cuando tienen ganas de hacer las cosas, se logra y ahora ya estamos en esta etapa”.

Coincidieron que por los horarios, tuvieron que platicar con sus papás, directores y con el coach para salir temprano de la escuela, ir a las prácticas con el robot y regresar a casa para hacer tareas, durmiendo a las doce de la noche. Todo ese esfuerzo ha valido la pena.

Sin embargo los jóvenes oaxaqueños destacan que el mayor aprendizaje que han enfrentado ha sido la reconstrucción de sus vidas que gracias a FIRST y Peñoles, ha sido mucho más fácil.

“En mi caso no fue muy devastador, pero la mayor parte de mi colonia se destruyó y una gran cantidad de familiares fallecieron en el terremoto, gente que no logró salir de sus casas. Al principio vi este proyecto como una oportunidad para distraerme un poco, pero como fui aprendiendo y progresando, gracias a mis compañeros que ahora los veo como una familia, fui saliendo adelante”, narra uno de ellos.

Supo que todo el esfuerzo que han realizando ha sido por sus familiares que murieron en el terremoto, así como a todas las personas que han sufrido algo allá en Oaxaca.

dcr

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.