Por participar en una pelea detienen a 12 fieles en Tlaxcala

Los feligreses del municipio de Totolac se enfrentaron contra policías estatales, por lo que se les acusa de agresiones y cohecho por usar la fuerza. 

Tlaxcala

Permanecen detenidos en las instalaciones de la Procuraduría General de Justicia de Tlaxcala, 12 devotos que participaron en una gresca contra policías estatales en el municipio de Totolac, y es que el ministerio público tiene 48 horas para determinar su situación legal.

Datos de la dependencia estatal indican que los delitos que se les imputan son agresiones a funcionarios públicos y hasta cohecho, lo anterior en virtud de que usaron la fuerza para evitaron que fuera presentado un sujeto que ocasionó una explosión de cohetones.

Lo anterior, durante la procesión de San Isidro Labrador y que motivó a que la fuerza pública y policías ministeriales se congregaran para detener al responsable de este hecho, lo que originó el enfrentamiento entre los oficiales y los feligreses.

Ahí, fueron informados que durante la procesión se registró una chispa que ocasionó una explosión de cohetones que eran trasportados en una camioneta particular de la marca Chevrolet, color negro, con placas de circulación WZ-44-812 particulares del estado de Tlaxcala.

Por ello, los elementos de la policía municipal pretendieron asegurar al chofer, a fin que fuera trasladado a la PGJE, para que rindiera su declaración en relación a los hechos que se investigan, en ese momento, un grupo de pobladores arremetieron contra los uniformados, por lo que intervinieron agentes ministeriales y estatales.

Los asegurados son Armando Flores Silva, de 40 años de edad; los hermanos Jesús, Talia y Obdulia Zempoalteca Gallegos de 26, 18 y 36, respectivamente; Fredy Cortés Conde, de 37; Guadalupe Juárez Cano, de 35, y Jhonel Cano Zempoalteca de 19.

Asimismo, las hermanas Gloria y Celia Montes Olivos de 35 y 26 años de edad, respectivamente, además de Tomás y Miguelito Silva Cuapio, de 35 y 20, así como Efrén Aguilar Silva, de 26, todos originarios y vecinos del municipio de Totolac.

Sobre lo ocurrido este miércoles en dicho municipio el obispo de Tlaxcala, Francisco Moreno Barrón ha mantenido total silencio, pues está sabedor de que sus exhortos para evitar el uso de pólvora en actos religiosos poco han servido.

"Tengo que actuar": gobernador

No obstante, el gobernador del estado, Mariano González Zarur, subrayó que lamentablemente muchos de los feligreses no cumplen con los protocolos oficiales para quemar cohetones y por ello, se actuó este miércoles en el municipio de Totolac.

"Créanme -les dijo a los reporteros- a mi me duele el corazón -al hacer detenciones- pero debo actuar con la cabeza bien fría y por ello, se actuó... En Tlaxcala, debe prevalecer el Estado de. Derecho", subrayó. 

Sugirió a los feligreses tlaxcaltecas a cambiar el uso de costumbres como la quema de cohetes para evitar desgracias como la que ocurrió en el año pasado en el municipio de Nativitas, donde 25 personas perdieron la vida por esta razón".