All My Friends, entre lo orgánico y lo independiente

No es ni Coachella, ni el Vive Latino, es All My Friends que surgió de la necesidad económica de un par de estudiantes tijuanenses

Rosarito

De frente, el mar del Pacífico, el sonido de la banda Late Night Howl rebota con las olas; más de 5 mil jóvenes provenientes de Estados Unidos y del norte de México decidieron asistir a uno de los nuevos festivales de la escena música independiente en Rosarito, Baja California.

Enrique Jiménez Valdés, un dj tijuanense mejor conocido como "Ejival", explica su punto de vista sobre este evento que se llevó a cabo este fin de semana frente a las playas bajacalifornianas.

"Más que nada es un evento de música emergente, de talentos jóvenes, y junto con esto también hay otro aspecto, que el Festival All my Friends siempre ha estado buscando espacios nuevos también para presentar esta música emergente que se da en México y en Estados Unidos, también tiene la cuestión de la comida chefs jóvenes con conceptos culinarios nuevos".

Y es que esto no es ni Coachella, ni el Vive Latino, es All My Friends que surgió de la necesidad económica de un par de estudiantes tijuanenses con miras de irse a vivir una mueva experiencia académica en Europa, y que fue disfrutado por residentes y turistas, como lo demuestra un joven que llegó desde Los Ángeles, California.

"Es el tercer año que vengo; he visto que quieren influenciar a la música. Me gusta la cultura que están haciendo aquí, y es diferente a la cultura del machismo de mexicano, pienso que agregan una cultura mexicana y latinoamericana, y esto es bien crudo, como natural".
All My Friends es la nueva plataforma de la mùsica " indie", afirma Ramón Amezcua, de Bostich, quien destaca las expectativas.

"Es una magnífica oportunidad de algo que está sucediendo; muchos de los grupos que están tocando ahora, los van  a ver en otros festivales más grandes. Participé en una actividad que se hizo al lado de este festival que se llama Music Makers, es una oportunidad para acercar a gente que está interesada en la creación musical como en la creación de instrumentos".

En esta edición, la gastronomía también fue protagonista. Alberto Cansino, uno de los chefs que participaron, refiere la mezcla entre la música y la comida.

"Yo creo que es un aspecto bastante interesante mostrando los diferentes productos que manejamos... un poco de involucrar lo que nosotros tenemos en la baja y en nuestro país; la música siempre está innovando y en la cocina también tenemos que estar reinventándonos para estar en el gusto de la gente".

Mex-ameri-hipsters, la nueva generación de mexicanos que buscan la cultura de sus orígenes a través de la música y los conecta con su pasado. Leonor, una turista que busca este festival, lo muestra.

Crucé la línea y subí el bus; es mi tercera vez que vine... está mucho mejor, me gusta los bands, el arte que tienen. Sí está muy hipster, pero al mismo tiempo está muy mexicano, es una mezcla de América y México, es la cultura de la frontera. Yo creo que es bien, traer a mexicanos-americanos a visitar México, y vivir algo que es muy mexicano, no es chicano".