Otra vez fenan damnificados rehabilitación de presa del Cerrito Rico

Los afectados insisten en que el vertedero es peligroso y no cumple con las especificaciones pactadas por la Conagua. 

Chilpancingo

Derivado del incumplimiento de acuerdos, vecinos de 20 colonias afectadas por la tormenta tropical 'Manuel' pararon la obra de rehabilitación de la presa del Cerrito Rico, ya que no se cumple con las especificaciones pactadas con la Comisión Nacional del Agua (Conagua).

Encabezados por Gumaro Guerrero Gómez, los integrantes de la Coordinadora de Colonias y Comunidades afectadas por la tormenta tropical, llegaron a la cortina de la presa para solicitar que los trabajadores detuvieran el encamisado de metal que tienden sobre el vertedero principal.

La razón de la protesta, es que no se cumple con las especificaciones pactadas en minutas de acuerdos, que entre otras cosas indica que el vertedero tenga más de un metro de ancho, ya que actualmente no rebasa los 60 centímetros.

Contra su voluntad, los responsables de la obra detuvieron sus actividades, aunque señalaron que los trabajos que hacen está bajo la supervisión de la Conagua.

Gumaro Guerrero sostuvo que son más de 500 las familias afectadas en el lado norte de Chilpancingo, todas ellas asentadas en colonias que fueron impactadas severamente por la tormenta tropical de septiembre 2013.

Jorge Iturbide Popoca, residente de obra por parte de Construcciones y Edificaciones Universo, que está a cargo de la rehabilitación del vertedero dialogó con los afectados, les otorgó la razón a los manifestantes y solicitó deshabilitar una cumbrera que tenía 30 centímetros de alto, para efecto de que disminuyera el calculo hidráulico.

Sugirió recurrir a la asesoría de ingenieros hidráulicos para emitir comentarios más acertados, pero precisó a los vecinos de las colonias impactadas que hasta el momento no se ha hecho el trabajo de colado en el vertedero, lo que da un margen de tiempo importante para clarificar lo que se necesita en la zona, para que la presa ya no mire como un peligro.

Los vecinos mantuvieron firme la postura de parar la obra del vertedero principal, ya que la Conagua se compromete y firma minutas, sin embargo en la vía de los hechos sostiene acciones erróneas que mantienen temor entre los pobladores.¨"

"No confiamos porque hace meses Conagua nos dijo que la presa no tenía problemas hasta que venimos a confirmar la existencia de la grieta en el vertedero, luego nos dijo que una presa tiene 20 años de vida útil y que esta ya alcanzaba los 70, lo que implica que se contradicen solos. Ya no les creemos nada", apuntó Gumaro Guerrero.