Gobernador de Hidalgo pide no lucrar con feminicidios

Ante la solicitud del PRD y ONG´s de solicitar declaratoria de alerta de género, Francisco Olvera dijo que se tratan de crímenes que se relacionan con consumo de drogas u otros hechos violentos. 

Pachuca

El gobernador de Hidalgo, Francisco Olvera Ruiz, pidió no lucrar ni intentar sacar raja política con los casos de desapariciones y asesinatos de mujeres en el estado, ante el llamado de organizaciones de la sociedad civil y del PRD para solicitar la declaratoria de alerta de género por lo que consideran el aumento de la violencia feminicida.

El mandatario afirmó que de acuerdo con los resultados de las investigaciones, la mayoría de los incidentes se relacionan con factores como el consumo de drogas, más no “una cuestión estrictamente de género”.

Aseguró que en las entidades donde tanto asociaciones civiles como partidos políticos han pugnado por la alerta de género, ha sido porque pretender “politizar” el tema.

“Lamentablemente así ha pasado, no sólo en Hidalgo sino en otras entidades del país. Yo creo que esto hay que verlo con más seriedad, con más responsabilidad, con mayor preocupación, y  no quererle sacar raja política. Y yo creo que todo mundo debe coadyuvar para que la sociedad recupere la tranquilidad”, indicó.

Recientemente, el diputado federal del Sol Azteca, Pedro Porras Pérez, dijo que el gobierno estatal debe considerar esta declaratoria por el aumento de reportes extraviadas, algunas de las cuales han sido localizadas sin vida.

Recordó que el año anterior, cuando en el municipio de Tula de Allende se registraron siete homicidios de mujeres entre noviembre de 2012 y enero de 2013, y tres de los cadáveres presentaron las mismas señas de violencia, el Ejecutivo se negó a solicitar la alerta de género.

En su oportunidad el coordinador del grupo parlamentario del PRD en el Congreso local, Celestino Ábrego Escalante, también aseveró que “la violencia feminicida ha dejado de ser un tema aislado y ocasional en Hidalgo y cada vez es más notorio el ataque y asesinato de adolescentes en Cuautepec, Tizayuca, Tula, Pachuca, Ixmiquilpan y Apan”.

Sin embargo, Olvera Ruiz recalcó que las diligencias indican que “no es un asunto de género”, ya que los casos tienen distintos móviles.

“Tiene derecho a defenderse”

Tras la consignación de Juan Carlos Escamilla Rodríguez como probable responsable del asesinato de su hija Ana Itzel Escamilla Téllez, cuyo cuerpo fue localizado el 2 de junio semienterrado en el ejido de Tilcuautla, San Agustín Tlaxiaca, el gobernador consideró que por la naturaleza del caso “era de esperarse” que el presunto autor del crimen intentara evadir su culpa acusando a las autoridades de fabricar pruebas en su contra.

El ex edil de Pachuca fue cuestionado sobre las declaraciones de la madre de la menor, Janeth Téllez Islas, quien negó que su esposo esté implicado en la muerte de Ana Itzel y acusó a las autoridades de la Secretaría de Seguridad Pública de hacer un montaje.

La mujer, quien junto con su marido salió a las calles para exigir justicia por su hija en una marcha el 5 de junio, agregó que intentó ser forzada a firmar un documento en el que aceptaba la culpabilidad de su marido, pero se negó a hacerlo.

Al respecto, el jefe del Ejecutivo señaló: “Sabíamos que esto iba a suceder, no fue sencillo, se tardó el tiempo que se consideró oportuno. La persona era sospechosa desde hace un buen tiempo y hasta que no se reunieron las pruebas no se presentaron ante el Ministerio Público.

“Hoy está esta situación y él tendrá derecho de defenderse y presentar las pruebas que corresponda. Si su familia lo apoya, también será la familia quien coadyuve con él en este caso”, concluyó.

Los pendientes

Tras la consignación de Juan Carlos Escamilla como probable responsable del delito de feminicidio en agravio de la menor Itzel Escamilla Téllez, aún faltan dos asesinatos contra mujeres por esclarecer.

Uno es el de una mujer originaria de Actopan que fue localizada sin vida en el Estado de México (la investigación la llevan autoridades de esa entidad).

El otro es el de Tulancingo, donde una persona del sexo femenino apareció muerta en una cisterna.

Hasta el momento no se conoce el móvil y quién o quiénes son los posibles responsables de estos ilícitos.