Marchan familiares de policías en Oaxaca

Exigen al gobierno del estado atienda los reclamos de los uniformados de mejoras salariales, equipo, armamento y patrullas. Piden la renuncia del titular de Seguridad Pública estatal.

Oaxaca

En el décimo día de paro, familiares de los elementos de la Policía Estatal realizaron una marcha para exigir al gobierno de Oaxaca se atienda los reclamos de los inconformes que exigen desde mejoras salariales equipo, armamento y patrullas.

Los inconformes partieron de la sede del cuartel de la policía ubicada en las inmediaciones del municipio de San Bartolo Coyotepec, que se encuentra tomado por los policías desde hace nueve días-, avanzado a paso lento sobre la carretera Oaxaca-Puerto Escondido a la zona del Centro Histórico de esta ciudad.

Los familiares portan mantas y cartulinas de colores donde exigen diversos planteamientos, entre los que se encuentra la renuncia del Secretario de Seguridad Pública Estatal Alberto Esteva Salinas.

En tanto, el gobierno de Oaxaca afirma haber pagado 2.5 millones de pesos en viáticos rezagados, también refiere que ha pagado un bono de 600 policías de tropa, y ha autorizado el incremento de 25 a 35 pesos diarios a la prestación del apoyo de alimentación al personal operativo desplegado en el interior del estado, por un monto total de 5.3 millones pesos.

De la misma forma sostiene que ha entregado uniformes tácticos a personal operativo de la Policía Estatal y anunció que presentará un proyecto de pensión y retiro para el personal de la SSP, a partir de un análisis de la disponibilidad presupuestal para este rubro, aunado a que actualmente los elementos mayores de 60 años cuentan con el 100 por ciento de su salario, sin estar en activo y como un reconocimiento a su trabajo se incorporaron al Consejo de Decanos de la dependencia y realizar un proceso de homologación de prestaciones, cuyos resultados serán informados oportunamente a los interesados.

El gobierno de Oaxaca por ello lanzó un enérgico exhorto a los policías paristas a deponer actitudes y en lo inmediato regresar a sus labores.

Indicó también que ante la actitud beligerantes los uniformados paristas se reserva el derecho actuar para sancionar los delitos y faltas en las que están incurriendo.

Y dijo que de acuerdo al Código Penal los policías en paro están incurriendo en los delitos de Coalición de Funcionarios, Motín, Daños, Robo Conspiración y Rebelión.

Aunado a lo anterior, de acuerdo a la Ley del Sistema Estatal de Seguridad Pública de Oaxaca, se configuran una serie de faltas administrativas al no observar los principios constitucionales de legalidad, objetividad, eficiencia, profesionalismo, honradez, respeto a los derechos humanos y no cumplir y hacer cumplir con diligencia las órdenes que reciban con motivo del desempeño de sus funciones, al realizar conductas que desacreditan su persona o la imagen de las instituciones, dentro o fuera del servicio y al no conducirse con dedicación y disciplina sujetándose a los principios de jerarquía y subordinación.

SEGURIDAD GARANTIZADA

La seguridad en Oaxaca está garantizada pese a la huelga de 800 elementos de la Policía Estatal Preventiva, dijo Alberto Esteva, secretario de Seguridad Pública en la entidad.

El funcionario estatal advirtió que los policías que participan en esta huelga, que comenzó el 13 de septiembre, no podrán cobrar su quincena.

Comentó que el diálogo con los policías estatales no se ha roto pese a que este lunes los uniformados se apoderaron de las instalaciones del Centro de Control y Comando del Sistema de Video Vigilancia C-4.

Informó que las autoridades no van a caer en provocaciones y advirtió que castigarán a las personas que han utilizado la violencia para hacer visible su protesta.

"El diálogo nunca se ha roto; se actuará solo en contra de aquellos que han atentado de manera directa, que han golpeado".

Los uniformados piden a las autoridades un aumento salariar, más armamento, patrullas, uniformes y pago de viáticos.