Darán hasta 10 años de cárcel por extorsión telefónica en Veracruz

El gobernador Javier Duarte envió al Congreso una iniciativa para que sea tipificado como grave la extorsión telefónica.
Extorsión telefónica
Archivo

Veracruz

Las llamadas y mensajes de extorsión serán castigados como delitos graves y se perseguirán de oficio en Veracruz.

El gobernador del estado, Javier Duarte de Ochoa envió al Congreso local una iniciativa para reformar el Código Penal del Estado y el Código de Procedimientos Penales para que se tipifique como grave la extorsión telefónica, ilícito que se ha multiplicado.

Durante la sesión plenaria de este martes del Congreso del estado, se presentó la propuesta para castigar a quien para obtener un lucro para sí o para otro, a través de una llamada telefónica o por cualquier medio electrónico, pretenda engañar a una persona, haciéndole creer que le va a causar o le está causando un daño a un tercero.

La penalidad planteada es de 3 a 10 años de prisión y multa de 500 a mil días de salario mínimo, castigo aplicable también en el caso de mensajes electrónicos.

Sin detallar qué tanto ha incrementado el ilícito, ni el número de casos registrados, en la exposición de motivos el Ejecutivo estatal explicó los efectos que ese tipo de llamadas causa en las personas.

Recibir llamadas telefónicas mediante las cuales les advierten posibles agravios, ocasiona crisis emocionales, daños económicos en las personas, "Ello conlleva la necesidad de sancionar con mayor severidad este flagelo social, pues en los últimos años ha cobrado importancia a nivel nacional y se ha colocado entre los temas que requieren especial atención en materia de seguridad pública".

El diputado José Ramón Gutiérrez de Velasco, presidente de la comisión de Seguridad Pública en el Congreso local, indicó que se ha detectado un incremento en este tipo acciones y con las tecnologías que actualmente hay, si alguien lo quiere hacer de broma o con violencia, será investigado y sancionado.

El proyecto que fue turnado a comisiones, propone adicionar un artículo, el 173, que cita lo siguiente: "A quien con el propósito de obtener un lucro para sí o para otro, a través de una llamada telefónica o cualquier otro medio electrónico, pretenda engañar a una persona haciéndole creer que le va a causar o le está causando un daño a un tercero, se le aplicarán de tres a diez años de prisión y multa de quinientos a mil días de salario. Igual penalidad se aplicará si quien realiza la llamada o envía el mensaje electrónico pretende hacer creer al receptor que causará un daño o que se ha privado de la libertad a una persona. Este delito se perseguirá de oficio".