• Regístrate
Estás leyendo: Exigen al Ejecutivo la defensa del agua en Jalisco
Comparte esta noticia
Martes , 16.10.2018 / 18:45 Hoy

Exigen al Ejecutivo la defensa del agua en Jalisco

Ayuntamientos solicitarán a Aristóteles Sandoval Díaz que proteja el recurso del río Verde ante la Federación y detengan el proyecto del Acueducto El Zapotillo-León.

Publicidad
Publicidad

Deficiencias en el suministro de agua y una evidente amenaza económica y social por el desabasto, han tocado fondo en la paciencia de algunos gobiernos municipales que comenzarán a presionar de manera institucional al Ejecutivo para que se garantice que “el agua de Jalisco sea para Jalisco”; la iniciativa ya se discute en Guadalajara y en el Congreso local, a lo largo de la semana se espera que otras demarcaciones se adicionen a la exigencia.

Garantizar 119 millones de m3 anuales a la ciudad de León, como se pretende hacer con el acueducto El Zapotillo – León, es un riesgo para el Área Metropolitana Metropolitana (AMG), la zona de Los Altos y sus habitantes, consideró el alcalde de Guadalajara, Enrique Alfaro Ramírez, cuyo municipio lidera una exigencia al gobernador del estado, Aristóteles Sandoval Díaz, para que garantice el abasto de agua en el estado antes de pensar en resolver el problema en otra entidad.

Alfaro Ramírez presentó ante el Pleno del ayuntamiento una iniciativa que contiene seis exigencias hacia el gobierno estatal y la Comisión Nacional del Agua (Conagua), todas relacionadas con garantizar el suministro, transparentar todos los estudios en torno al polémico proyecto y atender las recomendaciones del Observatorio Ciudadano de Gestión Integral del Agua del Estado de Jalisco, “lo que estamos haciendo es que una autoridad formalmente fije un posicionamiento y levante la voz para parar esta gran mentira que se ha construido en torno a la presa el Zapotillo”.

La iniciativa fue turnada a comisiones, donde se discutirá para posteriormente ser votada en el Pleno y luego enviada al Ejecutivo, aunque esto, señaló el mandatario, será solo el primer paso de varios que se tienen que dar “para evitar condenar a Guadalajara y Los Altos de Jalisco a quedar en una situación de vulnerabilidad sumamente delicada“.

A consideración del alcalde tapatío, “el gobernador entiende el problema, pero se requiere de una posición más firme de todos para defender los intereses del estado, no puede haber cabezas agachadas ni actitud temerosa ante el gobierno federal“, al cual se le debe exigir que sea claro para salir del estado de incertidumbre técnica y jurídica en torno al tema, ya que “hemos llegado a un punto en que si no hacemos algo vamos a poner en riesgo el abasto de agua para Guadalajara, nuestra ciudad tiene un problema serio que nuestras autoridades federales no han querido reconocer”.

De acuerdo a la información que se conoce sobre el proyecto, al alcalde de Guadalajara no le salen las cuentas en torno a la cantidad de agua que se requiere para abastecer a León, la capital del estado y su AMG, y argumenta en la iniciativa que se pretende disponer de más agua de la que se está recibiendo, “vamos a tener un asunto muy serio a corto plazo, no es un asunto apocalíptico, estamos ante una realidad”, mencionó el funcionario.

Actualmente, para abastecer a la ciudad, el Sistema Intermunicipal de Agua Potable y Alcantarillado (Siapa) recurre al llamado sistema viejo que transporta agua del Río Santiago. “¿Cuánto es el costo de la potabilización?, ¿cómo opera ese tema? hay muchas dudas y hay poca claridad, poca transparencia”, indicó Enrique Alfaro.

Hoy el Ayuntamiento de Tepatitlán presentará una iniciativa similar al Pleno, y se espera que Pablo Lemus haga lo propio en Zapopan al igual que María Elena Limón en Tlaquepaque, en tanto que Tlajomulco podría hacer algunas adecuaciones debido a que la demarcación no forma parte del Siapa.

Las exigencias de Alfaro:

PRIMERO. El Ayuntamiento de Guadalajara se pronuncia para que el agua de Jalisco sea para Jalisco, por lo que exige al Ejecutivo del Estado defienda nuestra soberanía y emprenda las acciones necesarias para garantizar el abastecimiento de agua, evitando la consumación irreparable en la vulneración de los derechos humanos de los jaliscienses.

SEGUNDO. Exigimos a la Comisión Nacional del Agua que informe al Ayuntamiento de Guadalajara cuáles son las fuentes de agua probadas que garantizarán el abasto para nuestra ciudad, toda vez que, al haberse cancelado el Proyecto de Arcediano, así como invalidado por la Suprema Corte de Justicia de la Nación, el convenio de coordinación para llevar a cabo un Programa Especial para los Estudios, Proyectos, Construcción y Operación del Sistema Presa El Zapotillo y Acueducto el Zapotillo-Altos de Jalisco-León Guanajuato.

TERCERO. El Ayuntamiento de Guadalajara reconoce el legítimo interés del Observatorio Ciudadano de Gestión Integral del Agua del Estado de Jalisco (CGIAEJ). En consecuencia, asume el compromiso de impulsar las recomendaciones que el Observatorio ha emitido y que están detalladas en el cuerpo de esta iniciativa, de manera particular la de “realizar las gestiones y actividades para que suspenda la construcción del ‘Acueducto Zapotillo-León’”, hasta en tanto no se lleve a cabo un efectivo proceso de información pública veraz y oportuna, a través una consulta ciudadana en la que exista una participación activa y propositiva con todos los sectores de los municipios afectados por la construcción del referido Acueducto”.

CUARTO. Este ayuntamiento exige al Ejecutivo que a la brevedad sean cumplidas las recomendaciones realizadas por el Observatorio Ciudadano.

QUINTO. Exhortamos a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) y a la Comisión Nacional del Agua (Conagua), a que también asuman las recomendaciones realizadas por el Observatorio Ciudadano.

SEXTO. Este cuerpo edilicio exige a la Comisión Nacional del Agua (Conagua) hagan públicas y se revisen todas las acciones realizadas y proyectadas a la fecha, en cuanto a la ejecución del proyecto de la presa de El Zapotillo, así como del Acueducto el Zapotillo –Los Altos de Jalisco-León Guanajuato, que incluya:

a) Proyecto ejecutivo de presa, acueducto y trasvase, así como el estudio de su impacto socioeconómico, y

b) Todos los estudios que en torno al proyecto se han llevado a cabo especificando, los que han requerido pago-inversión de los Ejecutivos Federales y Estatales, así como los montos que se han erogado.

Cinco preguntas esenciales

¿De quién es el agua?

El artículo 27 constitucional y la Ley de Aguas Nacionales establecen que el agua, como el resto de los recursos naturales, son propiedad de la Nación, que por medio del gobierno federal establece las modalidades de su uso siempre sin poner en riesgo su conservación

¿Es factible reclamar derechos soberanos en los estados en torno al agua?

Los estados y municipios donde se ubican acuíferos y cuerpos de agua tienen derecho a beneficiarse de esos recursos para su desarrollo, pero la soberanía reside en la Nación y la ejerce el gobierno federal. No obstante, el artículo 4 constitucional establece el derecho a un medio ambiente sano y es base del derecho humano al agua que está en disputa

¿Son legales los trasvases?

El artículo 8 de la Ley de Aguas Nacionales vigente señala que es causa de utilidad pública el trasvase de aguas nacionales entre cuencas, pero también “el restablecimiento del equilibrio hidrológico de las cuencas y acuíferos, incluidas las limitaciones y el control de la extracción y uso de las aguas nacionales mediante vedas, reglamentos específicos y reservas”. También declara de interés público “la atención prioritaria de la problemática hídrica en acuíferos, cuencas y regiones hidrológicas con escasez del recurso” y “la atención preventiva al cambio global y mitigación de sus impactos, especialmente las sequías e inundaciones”. Todos estos supuestos se dan en la región

¿Por qué son ambiental y socialmente peligrosos los trasvases?

“Los trasvases fomentan usos no sostenibles del agua en las cuencas receptoras, que además suelen crear una fuerte dependencia a ellas, produciéndole beneficios a costa de la cuenca cedente, que suele sufrir impactos medioambientales importantes, sobre todo a causa de la reducción del caudal en los ríos; al interrumpir la conectividad de los sistemas fluviales, llega a causarse daños a especies acuáticas amenazadas y a zonas protegidas […] los trasvases han sido catalizadores del conflicto social entre las cuencas, así como con el gobierno; ha sido común que la situación de las personas que han sido desplazadas o afectadas a causa de un trasvase, no haya tenido mejoría alguna…” (fuente: World Wildlife Fund, “Trasvases: del mito a la realidad. Trasvases intercuencas y escasez del agua”)

¿A quién pertenece el agua del río Verde?

A la Nación, que hasta el año 1995 la había concesionado, en su parte media y baja, exclusivamente a Jalisco, pero luego decidió entregar alrededor de 23 por ciento al estado de Guanajuato. En este otorgamiento, sólo se consideraron de forma marginal los derechos de los productores de Los Altos, la principal cuenca lechera, avícola y porcícola del país

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.