Con retraso, inicia exhumación de restos de Tetelcingo

Luego de que familiares de las víctimas revisaron con el fiscal de Morelos cómo extraerían los restos encontrados en Tetelcingo, Morelos, peritos de la dependencia iniciaron con la exhumación. 

Cuautla, Morelos

La exhumación de 116 restos humanos encontrados en una fosa clandestina en la localidad de Tetelcingo en el municipio de Cuautla, Morelos, inició tras siete horas de retraso. 

Los familiares de las víctimas pidieron la presencia del fiscal de la entidad, Javier Pérez Durón, ya que no estuvieron de acuerdo en que una de las excavadoras se empleará en la remoción de tierra para extraer los restos.

Peritos de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM) dijeron que el trascabo que se quería utilizar no cumplía los requerimientos y acusaron a la Fiscalía de obstruir los trabajos de exhumación.

"Nuestros peritos no aprueban la manera en que quieren intervenir las fosas con un trascabo que no reúne las condiciones (...) No es la manera en que deben de tratar los cuerpos inhumados", dijo el rector de la UAEM, Alejandro Vera.

Luego de dos horas, el titular de la Fiscalía llegó al lugar, realizó un recorrido con familiares y conocidos de las víctimas, les ofreció una disculpa y acordó iniciar las labores de exhumación. 

En el lugar, Peréz Durón dijo que ya hay una persona vinculada a proceso por el hallazgo de los restos en la fosa, sin embargo, aclaró que por "el sigilo de la investigación" no puede dar nombres. 

“Tenemos carpetas de investigación derivado del nuevo sistema, pero ya hay procedimientos. Por el sigilo no les puedo decir, pero tenemos una persona que está vinculada a proceso”, dijo. 

María Concepción y Amalia Hernández Hernández, madre y tía de Oliver Wenceslao Navarrete, una de las víctimas, cavaron con una pala para, según ellas, comenzar de manera simbólica comenzar la exhumación de los 116 restos humanos encontrados. 

Esta mañana, antes de iniciar con la diligencia, un sacerdote ofició una misa a un costado de la fosa en la que familiares y activistas reiteraron la denuncia de negligencia de la Fiscalía General de Morelos en el caso. 

"Esta carta no soy yo, es Oliver el que la está leyendo (...) Van a ser tres años que gente sin escrúpulos me privaron de mi libertad y después me quitaron la vida, abandonándome en una barranca de la cual me sacaron el 3 de junio de ese mismo año. La Fiscalía posteriormente me arrojó a esta fosa clandestina cuando mi familia ya me tenía plenamente identificado", leyó María Concepción Hérnandez, madre de Oliver. 

La exhumación está a cargo de la Fiscalía de la entidad, con apoyo de la Procuraduría General de la República (PGR), de la UAEM y de visitadores de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH).

A finales de 2014 se permitió la exhumación del cuerpo de Oliver Wenceslao Navarrete, luego de que sus familiares acusaron que tras ser secuestrado en 2013 y su cuerpo reconocido, autoridades de Morelos llevaron los restos a una fosa común.

En el proceso de excavación fueron encontrados 118 restos humanos, entre ellos, los de una maestra quien también había sido secuestrada e identificada por su familia.

Los restos tanto de Navarrete Hernández, como los de la maestra ya fueron entregados a sus familiares, sin embargo, 116 aún no han sido reclamados.

De acuerdo con las carpetas integradas en la Agencia Única de Investigación, 13 restos son de mujeres, mientras que 84 pertenecen a hombres.

Autoridades educativas estimaron que las labores de exhumación podrían durar entre una semana a 15 días, proceso que acompañarán como en el resto del caso en el que el rector de la UAEM, Alejandro Vera, y el activista Javier Sicilia, fueron denunciados por ingresar a la zona acordonada de la fosa en Tetelcingo el pasado 11 de mayo.