Rinden homenaje a ex gobernador de Morelos

Encabezados por el gobernador Graco Ramírez, en el salón Bicentenario del Palacio de Gobierno, se montó la guardia de honor frente al féretro de Antonio Riva Palacio López.

Cuernavaca

El homenaje luctuoso de cuerpo presente para el ex gobernador de Morelos, Antonio Riva Palacio López, fallecido este martes a la edad de 88 años, se convirtió en un acto político donde prevalecieron los reproches de ex colaboradores y la dirigencia formal del Partido Revolucionario Institucional (PRI), que no haber sido invitada pese a la militancia del ex mandatario.

En el salón Bicentenario del Palacio de Gobierno, donde hace 20 años Riva Palacio López aún despachaba como jefe máximo de la política y el gobierno de Morelos, ex gobernadores del PRI y del PAN, se dieron cita para despedir al último jefe del ejecutivo estatal emanado del tricolor, que duró en su encargo los seis años completos: de 1988 a 1994.

En el micrófono y luego de solicitar en Cuautla un minuto de silencio por la muerte del priista, el perredista, Graco Ramírez Garrido Abreú, reveló su admiración y cercanía con Riva Palacio López, quien pese a reunir a todos sus sucesores al morir, no logró hacer que Jorge Carillo Olea –gobernador de Morelos de 1994 a 1998- olvidará su antipatía y rencores contra el oriundo de Tabasco, porque finalmente el de Jojutla no se apareció.

Sin embargo, estuvieron presente el panista, Marco Antonio Adame Castillo; el priista, Jorge Morales Barud. Los casos de Sergio Estrada Cajigal (PAN) y de Jorge Arturo García Rubí (PRI), se cuecen aparte porque no fueron invitados: el primero porque también está enfrentado con Graco Ramírez, y el segundo porque su periodo fugaz de tres meses, no fue suficiente para ser convidado como ex mandatario. El ex gobernador, Armando Bejarano Valadez, mandó a su hijo, del mismo nombre, aduciendo estar enfermo, pero también ponderando que aún se le recuerda como el ex mandatario más defenestrado.

En el acto oficial que presidió Graco Ramírez, quien se refirió a Riva Palacio como uno de los morelenses de mayor prestigio nacional e internacional, también ponderó las pláticas que tuvo con el ex mandatario, pero ponderó que siempre tuvieron diferencias ideológicas. Aún así, en 2012 lo invitó a su campaña, al llegar al gobierno lo nombró su asesor e hizo a su hijo, Carlos Riva Palacio Than, miembro de su gabinete al colocarlo como Oficial Mayor.

A diferencia del estilo de Riva Palacio, que se hizo notar en su momento por enfrentar, en diversas organizaciones, sin seguridad personal, a muchedumbres enardecidas tanto en Cuernavaca y otros municipios, el homenaje que recibió se caracterizó por haberse realizado entre cuatro paredes, por lo acartonado, lo diminuto y lo cuestionado, pues no sólo los guardias de seguridad de la puerta principal del Palacio de Gobierno impidieron la entrada de amigos y ex colaboradores del priista acaecido, lo que ocasionó gritos y empujones, sino que la dirigencia del PRI estuvo ausente debido a que no fue invitada y tampoco le permitieron la entrada, denunció su líder, Jorge Schiaffino.

"Don Antonio bajaba a la plaza o iba a los municipios a ver la gente, no entendemos porque lo encerraron en cuatro paredes", resumían varios de sus colaboradores, que ahora son la última clase política impulsada, como la tradición lo imponía, en el estado de Morelos.

Ahí estuvieron desde un antiguo amigo de Riva Palacio: Augusto Gómez Villanueva, ex líder nacional de la CNC y ex secretario general del comité nacional del PRI, como una serie de ex legisladores federales y estatales, así como ex colaboradores. La primera guardia de honor corrió a cargo del mandatario estatal, Graco Ramírez y el hijo de Riva Palacio, Carlos Riva Palacio. Atrás de ellos, los ex gobernadores, Jorge Morales, Marco Adame.

Luego vinieron las ofrendas de amistad y recuerdo que protagonizaron los otroras monstruos de la política local, algunos de ellos, "tapados" en diversos procesos locales para la gubernatura y demás posiciones políticas.

Desde luego también estuvieron sus ex colaboradores más cercanos: Ángel Ventura Valle, Rodolfo Becerril, Tomás Osorio Avilés, Carmen Galván, Jorge Meade, Roberto Juárez Ramírez, Jorge Martínez Salgado, Alfonso Martínez García, Huberto Garduño García, Gerardo Oscós Wrigth y decenas más, quienes opinaban que el homenaje debió ser en la plazas de armas de la ciudad: "Este gobierno se quiso apropiar el momento", reclamaban.

El féretro que contenía el cuerpo de Antonio Riva Palacio fue llevado al panteón La Paz, donde fue sepultado la tarde de este jueves, tras morir este martes a la edad de 88 años, víctima de afecciones propias de su edad. Durante su carrera política de más de 60 años, fue presidente de la Junta Local de Conciliación y Arbitraje, Secretario General de Gobierno, Diputado Federal, Senador, Presidente de ambas cámaras legislativas federales, gobernador, Embajador de México en Ecuador y varias veces integrante del comité nacional de PRI.