Acusan al ex alcalde de Cancún de irregularidades administrativas

El tesorero Rafael Ponce Pacheco afirma que el adeudo que dejó Julián Ricalde Magaña es por casi 600 millones de pesos.
Ex alcalde de Cancún, Julián Ricalde Magaña.
Ex alcalde de Cancún, Julián Ricalde Magaña. (Especial)

Cancún

La Tesorería del Ayuntamiento de Benito Juárez-Cancún) presentó ante la contraloría municipal una acusación por adeudos de casi 600 millones de pesos con proveedores que dejó el anterior alcalde, Julián Ricalde Magaña, del PRD.

El tesorero Rafael Ponce Pacheco declaró que no son 400 millones de pesos, como se denunció originalmente, sino que el adeudo que dejó Ricalde, llega a unos 600 millones, incluidos pasivos del Seguro Social (IMSS) y el Servicio de Administración Tributaria (SAT).

"Actualmente los datos que tenemos indican que la suma pendiente asciende en total a más de mil 987 millones, lo qque incluye deudas a largo plazo, a corto plazo y con proveedores", explicó el funcionario.

Precisó que mil 300 millones corresponden a deudas bancarias, y a proveedores, por unos 600 millones de pesos.

El 17 de octubre, el nuevo presidente municipal, Paul Carrillo Cáceres, --del PRI-- acusó a su predecesor perredista Julián Ricalde, de haber dejado deudas por 400 millones de pesos.

"Seguimos y hay que recordar y no olvidar, en el proceso de entrega-recepción, faltan cerca de 40 días para que tener un dictamen preciso, estamos encontrando que solo a proveedores se les deben unos 400 millones", puntualizó el nuevo edil priista.

El tesorero Rafael Ponce dijo que entre los adeudos destacan pasivos por 63 millones a la paraestatal Solución Integral de Residuos Sólidos (Siresol), creada por Ricalde Magaña en su administración con el argumento de recolectar y procesar la basura.

Ponce mencionó también adeudos de prestaciones e impuestos con trabajadores al servicio del ayuntamiento.

Señaló que el municipio debe al IMSS 20 millones; al Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit), 15 millones, y al SAT, 88 millones de pesos.

El funcionario indicó que el municipio busca establecer acuerdos para pagar en parcialidades estos adeudos con dependencias federales.

Asimismo expuso que ante posibles irregularidades se dio vista a la Contraloría municipal, debido a que el gobierno municipal pasado no pagó al IMSS, Infonavit y SAT, recursos que fueron descontados a los trabajadores en las nóminas.

Durante el gobierno de Julián Ricalde fueron escandalosos los dispendios del municipio y las adquisiciones del edil, que entre otras cosas adquirió un yate llamado "Big Mama", lujosas camionetas, residencias, y una cuadra de caballos pura sangre para cumplir su afición a la charrería, señalaron regidores priístas.

Los cinco últimos gobiernos municipales, encabezados por Magali Achach de Ayuso (PRI), Juan Ignacio García Zalvidea (PRD), Carlos Canabal Ruiz (PRD), Francisco Alor Quezada (PRI)y Gregorio Sánchez Martínez (PRD), terminaron sus periodos con serios problemas de desvío de recursos, peculados y mala administración.