“Amigos” de Isarve, planearon y ejecutaron plagio y asesinato

Ángel de Jesús y Jairo Adán, esperaron a su amigo para secuestrarlo y matarlo. Isarve jamás sospecho de ellos.

Puebla

Ángel de Jesús Carrasco López y Jairo Adán Gutiérrez Cabrera estaban a bordo del automóvil en espera de Isarve Cano Vargas.

Era el viernes del 17 de abril, en pleno centro de la ciudad de Tehuacán, cuando la estudiante de Psicología de la UAP había llegado procedente de la ciudad de Puebla en un autobús del ADO.

Isarve Cano Vargas, de 19 años de edad, no tenía la mínima sospecha de que ese día sería víctima de secuestro y homicidio.

Carrasco López y Gutiérrez Cabrera la habían citado con engaños, premeditadamente ya habían planeado el destino de la joven estudiante.

Más tarde, en complicidad con Efraín Méndez Cabrera, llevaron a cabo lo ineludible.

Isarve conocía a sus tres agresores y por ello inicialmente no sospechó de ellos.

Jairo Adán Gutiérrez Cabrera, medio hermano de Efraín Méndez Cabrera, tenía una relación cercana con Isarve, ya que tanto su familia como la de ella se frecuentaban en diversas reuniones.

Ángel de Jesús Carrasco López, amigo de Jairo Adán y novio de su hermana, también asistía a las convivencias y conocía de vista a la joven.

Los tres tenían conocimiento de la condición social y economía de Cano Vargas.

Fue Jairo Adán quien le propuso a Ángel "el negocio" de secuestrar a la joven Isarve, por el cual podía ganar 50 mil pesos.

Ángel de Jesús Carrasco, días antes de ejecutar el secuestro y muerte de la estudiante, respondió que quería el dinero y estaba completamente dispuesto a participar.

También Efraín Méndez Cabrera, medio hermano de Jairo Adán, participó.

Ya estaba planeado el secuestro; Jairo Adán tenía que buscar la forma de acercarse a la joven.

Sabía que ella tenía como mascota a un perro de raza Pug, era la coartada perfecta.

Jairo Adán le pidió a Isarve que lo ayudara a escoger un perro similar al suyo para comprarlo y regalárselo a un ser querido.

Pactado el día -17 de abril- Ángel y Jairo acordaron ver a Isarve para ir supuestamente a comprar la mascota, Jairo Adán le preguntaba a la joven si le había avisado a alguien que iba con ellos ya que supuestamente no quería que nadie supiera de la supuesta compra del perro, Isarve les comentó que nadie sabía.

Ya a bordo del automóvil, fue el trayecto cuando Ángel de Jesús Carrasco sacó un trapo que ya tenía preparado con formol -y como previamente lo habían planeado- sometió a la joven colocándole el trapo en la cara provocando que se adormeciera.

Una vez sometida, ambos la amenazaron con privarla de la vida si intentaba gritar.

Con su víctima adormecida, llegaron a Coxcatlán donde Efraín ya los esperaba teniendo lista la casa de seguridad, bajaron a la joven y la ataron de pies y manos, para posteriormente retirarse del lugar para deshacerse de las pertenencias de la víctima.

Consumado el plagio, los sujetos -actualmente detenidos- una vez que tenían cautiva a la joven, habían acordado que el rescate sería más elevado y exigieron 2 millones de pesos.

Los tres secuestradores regresaron a la casa de seguridad, y decidieron privar de la vida a la joven presuntamente estrangulándola, considerando que los conocía a todos y que tomando en cuenta que la familia podía sospechar pronto, sobre todo de Jairo Adán.

Posteriormente envolvieron el cuerpo con una colchoneta y lo abandonaron en un paraje solitario de Coxcatlán.

La Dirección General de Atención a Delitos de Alto Impacto (DGADAI) de la Procuraduría General de Justicia de Puebla, al recibir la denuncia del caso, hizo una investigación profunda.

Las indagatorias derivaron en ubicar a los presuntos secuestradores que hoy ya están detenidos y consignados ante el Juez Penal.

Al verse descubierto, Ángel de Jesús Carrasco López aceptó su participación en los hechos.

Desde el primer día en que el presunto secuestrador Carrasco López fue detenido, tanto su padre como su tío pudieron verlo y hablar con él en la DGADAI, lo que desmiente la versión que ha manejado su progenitor.

Los tres secuestradores ya fueron internados en el CERESO de San Miguel, y enfrentan cargos por los delitos de secuestro y homicidio, como obra en autos.