"Si ya esperamos 55 años... qué más da"

La Procuraduría tomó muestras de sangre a Jorge García para saber si uno de los cuerpos es el de su hermano, quien murió en 1959.
Fotografías de la familia García Cortés.
Fotografías de la familia García Cortés. (Gabriela Martínez)

Puebla y México

Patricia García Cortés, sobrina de Enrique García, uno de los alpinistas que murió en 1959 en el volcán Citlaltépetl o Pico de Orizaba, tiene la esperanza que uno de los cuerpos encontrados sea de su tío.

Entrevistada por MILENIO narró que su padre, Jorge García Romero, es un hombre reservado, pero que cuando se enteró del hallazgo de los cadáveres y que puede tratarse de su hermano, se emocionó, incluso lloró.

Patricia pide a los rescatistas que se tomen el tiempo necesario para evitar otro accidente.

Comentó que la Procuraduría General de Justicia estatal tomó muestras de sangre a su padre para hacer las pruebas de ADN necesarias en caso de que logren rescatar los cuerpos y para hacer la identificación correspondiente.

Su progenitor le dijo que le gustaría que rescataran los cuerpos y que lo sepultará en el panteón municipal, junto a su madre y su otro hermano, Sergio.

Los padres de Enrique García Romero, El Calavera, como lo conocían los alpinistas, murieron sin saber el sitio donde quedó el cuerpo de su hijo. Él murió en 1960, al año siguiente del accidente, y ella en 1986.

Patricia señaló que cuando tuvo contacto con los rescatistas de Ciudad Serdán les pidió que se cuidaran para evitar otro accidente.

"Hay mal tiempo, la nieve está muy floja, y vaya a ocurrir otro accidente. Lo que les dije a los jóvenes es que tuvieran mucho cuidado y se encomendaran a Dios. Si ya esperamos 55 años, qué más da".

Aunque las autoridades los han tratado bien, quisieran una respuesta pronto para que las noticias no afecten la salud de su padre, quien hizo varias expediciones al Pico de Orizaba para tratar de localizar el cuerpo del menor de sus hermanos, luego de que quedara cubierto por la nieve hace cinco décadas.

La última fue 25 años después del accidente, pues les habían dicho que en esa fecha el movimiento del glaciar podría sacar los cuerpos; sin embargo, esto no ocurrió.

Otra nevada

La nevada de ayer dejó una capa de hielo de cuatro metro de espesor que sepultó más las osamentas de los alpinistas encontrados en el Pico de Orizaba.

Francisco Rodríguez, director de Protección Civil del municipio de Chalchicomula de Sesma, en Ciudad Serdán, señaló que por ello no podrán acercarse a la zona. De hecho, el Citlaltépetl no se puede ver por la neblina.

En las partes altas de Ciudad Serdán y en el municipio de Tlachichuca cayeron nevadas atípicas y el mal tiempo continúa.

Suspenden rescate

Las labores para recuperar los restos de los alpinistas se suspendieron hasta que las condiciones meteorológicas sean las adecuadas.

La Coordinación Nacional de Protección Civil de la Secretaría de Gobernación informó que no pudo concretarse el despliegue operativo programado para este fin de semana, “debido a las condiciones climáticas que han provocado acumulación de nieve de hasta cuatro metros de altura, acompañada de vientos”.

De acuerdo con el Servicio Meteorológico Nacional, la octava tormenta invernal y el sistema frontal número 41 mantendrán temperaturas frías a muy frías durante los próximos cuatro días, lluvias y potencial de nevadas sobre la región.

Protección Civil pidió evitar el ascenso y el excursionismo en la zona ante las adversas condiciones climatológicas e informó que junto con autoridades de Seguridad Pública estatal y municipal se ha establecido un puesto de control que restrinja el acceso al volcán.