• Regístrate
Estás leyendo: Especialistas defienden uso de adobe en las edificaciones
Comparte esta noticia
Viernes , 21.09.2018 / 02:12 Hoy

Especialistas defienden uso de adobe en las edificaciones

Conventos e iglesias centenarias resultaron afectadas por los sismos, pero también se fracturaron edificios de la década de los 70 e incluso modernos.

Publicidad
Publicidad

Los recientes sismos que afectaron al centro y sur del país dejaron miles de inmuebles y casas habitación afectadas. A raíz de esto, en redes sociales se difundió la idea que los daños se incrementaron debido a que utilizan adobes o ladrillos para su construcción.

Especialistas en arquitectura de tierra y restauración expusieron que la arquitectura de tierra, es decir, la que utiliza adobes o ladrillos cocidos para la construcción de viviendas sea más frágil que materiales modernos ante fenómenos como los temblores.

Conventos e iglesias centenarios, así como viejas casonas, resultaron afectadas por los sismos del 7 y 19 de septiembre, pero también se fracturaron edificios de la década de los 70 del siglo pasado e, incluso, construcciones modernas.

“Difícilmente una construcción, sea de adobe o de concreto, resiste un temblor de 7.1 grados como el del martes”, aclara Benjamín Valdez Fernández, especialista en arquitectura de tierra y catedrático en la Universidad de Monterrey.

Por su parte, Selene Velázquez refirió que la arquitectura de tierra ha demostrado su resistencia al paso del tiempo si recibe el mantenimiento adecuado, existiendo múltiples ejemplos de su conservación tan solo en Nuevo León.

“En todo México tenemos ejemplos de construcciones de adobe, igual aquí en el noreste. Y con el mantenimiento adecuado, todavía las tenemos en pie”, refiere la arquitecta con maestría en Restauración de Sitios y Monumentos.

El material

Ya sea compactada y húmeda para formar adobes, o cocida hasta crear ladrillos, la tierra ha sido utilizada como material para la construcción desde hace miles de años.

Civilizaciones enteras en Medio Oriente y al norte de África se mantienen en pie hasta nuestros días, con monumentos y templos construidos enteramente con bloques de tierra, arenas o distintos tipos de piedras.

“Son sistemas de construcción milenarios, si el problema fuera el adobe, pues estaría caída la mitad de Medio Oriente. Tenemos países como Yemen del Sur o Marruecos donde hay enormes construcciones de tierra compactada y sobreviven”, señala Benjamín Valdez Fernández.

Un caso particular es el de Juchitán, Oaxaca, una de las comunidades duramente afectadas por el temblor del pasado 7 de septiembre, muchas de ellas levantadas con ladrillo.

En pueblos como Jojutla, Morelos, resultaron afectadas decenas de construcciones, muchas de ellas construidas con adobe.

Cara contraria es la Ciudad de México, con más de 50 edificios colapsados de toda clase de materiales modernos.

“Se dice que la arquitectura de tierra no resiste, o que no es buena. Claro que es buena pero debe tener su aplanado con cal de arena para protegerla, si se le cubre con concreto o pintura vinílica sí tenemos un problema, porque se retiene la humedad”, agrega Velázquez.

Incluso, ciertos tipos de adobes pueden dar mayor flexibilidad a la construcción y protegerla en caso de tratarse de un temblor de forma oscilatoria.

... Y en Nuevo León

En el estado existen una amplia variedad de inmuebles icónicos que hoy en día se mantienen en pie, ya sea de adobes, piedra laja o sillar caliza.

Pueblos y comunidades de García, Mina o El Carmen mantienen en pie iglesias, casas habitación y antiguas haciendas elaboradas completamente de adobe, material que se sigue produciendo.

A detalle

La arquitectura de tierra ha demostrado su resistencia al paso del tiempo si recibe el mantenimiento adecuado, aseguran.

En NL existen una amplia variedad de inmuebles icónicos que hoy en día se mantienen en pie, ya sea de adobes, piedra laja o sillar caliza.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.