Fábrica Social prepara y ayuda a artesanas en la venta de sus productos

La escuela itinerante rural fundada por Dulce Martínez de la Rosa, busca empoderar a mujeres artesanas de las comunidades de Guerrero, Chiapas, Yucatán, Oaxaca e Hidalgo por medio de talleres.

Ciudad de México

La egresada de la Maestría en Antropología Social de la Universidad Iberoamericana (UIA), Dulce Martínez de la Rosa, creó Fábrica Social, escuela rural itinerante que imparte talleres en diseño, organización, administración y comercio justo a más de 100 artesanas indígenas.

En un comunicado, la UIA informó que hoy la Fábrica Social trabaja con casi 130 artesanas, y concentra sus acciones en comunidades amigas de Guerrero, Chiapas, oriente de Yucatán, Mixteca de Oaxaca, y en Jaltocán, Santa Catarina y el Cardonal, en Hidalgo.

Además, de dos tiendas en la Ciudad de México ubicadas en la calle Isabel la Católica del Centro Histórico, y en la colonia Roma, así como puntos de venta en Guanajuato; Colorado, Texas; Dubai, y Tokio.

Señaló que esta iniciativa, además de proveer herramientas a las tejedoras y bordadoras dentro de las comunidades en las que incide, pretende promover la libertad creativa, económica y social de las mujeres artesanas, a través de la comercialización justa de sus diseños.

Al respecto, Martínez de la Rosa recordó que su Maestría en la UIA la dedicó a las mujeres artesanas, y se enfocó en su oficio como herramienta de empoderamiento y autonomía.

“La Ibero ha sido una plataforma muy fuerte para poder desarrollar ideas, de manera académica y no sólo empírica", expuso.

La ex alumna, quien recibió Mención Honorífica en la entrega del Premio Ibero Compromiso Social del año pasado, consideró al Programa de Asuntos Indígenas de la Universidad Iberoamericana como una fuente de apoyo e inspiración para el proyecto.

En ese sentido, comentó que el proyecto inició en 2007 como una organización civil no gubernamental y para 2009 se incluyó una comercializadora para suplir la necesidad de vender los productos elaborados en las capacitaciones ofrecidas por la organización original.

Señaló que los productos consisten sobre todo en textiles como vestidos y blusas bordados en máquina de pedal, así como piezas de hilo contado, bordado a mano.