Cierran dirección de Facultad de Derecho de la Universidad de Guerrero

Estudiantes y profesores acusan al ahora ex director, Roberto Rodríguez de malos manejos. Además de que de manera sorpresiva renunció al cargo el viernes. 
Los inconformes piden una explicación al ahora ex director Roberto Rodríguez
Los inconformes piden una explicación al ahora ex director Roberto Rodríguez (Rogelio Agustín Esteban)

Chilpancingo

Estudiantes y profesores de la Unidad Académica de Derecho de la Universidad Autónoma de Guerrero (UAGro) tomaron la dirección del plantel, molestos por la forma en que el doctor Roberto Rodríguez Saldaña dejó la institución, pues lo hizo después de que el Pleno del Congreso local lo designó consejero del Instituto para la Transparencia y Acceso a la Información del Estado (ITAIG).

Rodríguez Saldaña incurrió en un exceso que fue más allá de dejar la dirección de la escuela por un trabajo más remunerado. Designó a un sucesor sin el aval de los órganos de gobierno de la UAGro.

Lo peor fue que dicho sucesor impuesto por el ahora consejero del ITAIG fue nada menos que Ernesto Araujo Carranza, quien el jueves de la semana pasada dejó el cargo de consejero del ITAIG.

La molestia de los mentores y alumnos se sustentó en el hecho de que por ser académicos reconocidos en la institución, tanto Rodríguez Saldaña como Araujo Carranza debieron guardar las formas, no actuar de manera arbitraria y unilateral.

Desde las 08:00 de la mañana, la puerta de la dirección en la Facultad de Derecho fuer cerrada por un grupo de estudiantes y trabajadores académicos, Alfonso Ramírez Trinidad, profesor del plantel señaló que Roberto Rodríguez renunció al cargo hasta la noche del viernes 7 de febrero, luego de rendir protesta como consejero del ITAIG ante el Pleno del Congreso local.

Indicó que el Poder Legislativo puso su parte en el conflicto, pues debió declarar inelegible al doctor en leyes, habida cuenta de que su participación vulneraba la Ley de Transparencia al ser un servidor público en funciones.

Al permitir su participación, los diputados contribuyeron a que se generara un vicio en el procedimiento de selección de consejeros del ITAIG.

Otra irregularidad que deja mal parada a la escuela, al Congreso y al ITAIG, fue que de manera unilateral nombró al Maestro en Ciencias Ernesto Araujo Carranza como director sustituto.

Araujo Carranza era hasta el jueves consejero del ITAIG, por lo que hubo un cambio de estafeta entre ambos servidores públicos y los diputados no lo impidieron.

El movimiento se desarrolló sin tomar en cuenta al Consejo Técnico de la Unidad Académica, tampoco al Consejo Universitario, máximo órgano de gobierno de la UAGro, órganos que de acuerdo a los manifestantes deben llamarlos a cuentas.

El domingo 9 de febrero, la aspirante Elizabeth Patrón Osorio anunció que impugnará el proceso de selección de consejeros del ITAIG.

La mañana del lunes, Mayra Martínez Pineda, otra participante que resultó con una evaluación alta confirmó que también impugnará el procedimiento.

Martínez Pineda indicó que debe sentarse un precedente para que órganos como el Instituto para la Transparencia no se utilicen como espacios para colocar a políticos, si no como instancias ciudadanas que contribuyan a clarificar todo lo relacionado con el sector público, para que ya no haya un uso discrecional de los recursos que corresponden a todos los guerrerenses y no solo a una pequeña cúpula.