• Regístrate
Estás leyendo: Se escuchó un impacto fuerte; era la modelo: vecina de la Nápoles
Comparte esta noticia
Martes , 17.07.2018 / 03:42 Hoy

Se escuchó un impacto fuerte; era la modelo: vecina de la Nápoles

Una habitante del mismo edificio en el que vivía Stephanie Magón preparaba sus cosas para viajar a Veracruz, cuando escuchó un ruido, como la explosión de un tanque de gas; llamó al 060.

1 / 2
Publicidad
Publicidad

Jesús Badillo

Ana preparaba sus cosas porque esa mañana saldría de viaje a Córdoba, Veracruz, cuando escuchó un ruido, como la explosión de un tanque de gas; pensó que habían chocado contra el coche de su mamá que estaba afuera de su edificio: corrió con su mano la cortina y vio sobre el pavimento el cuerpo desnudo de la modelo Stephanie Magón Ramírez.


"Me asomé porque pensé que le habían pegado al coche de mi mamá, porque estaba estacionado de este lado, donde está la camioneta blanca. Pensé que habían aventado algo. Por eso me asome, no por otra cosa", dijo Ana, quien pidió se modificara su nombre por ser vecina del mismo edificio en el que vivía la modelo desde mediados de julio.

Han pasado cinco días desde que el cuerpo de la modelo originaria de Colombia fue hallado sobre el pavimento de la calle Miami, en la colonia Nápoles. La silueta de Stephanie que dibujaron los peritos se ha borrado, pero las personas que caminan por el lugar inevitablemente voltean al piso.


La excepción es Ana, quien camina sobre la calle con unas llaves en la mano, no voltea al lugar donde estaba el cadáver y abre la puerta del edificio marcado con el número 20.

La modelo supuestamente cayó del edificio en el que vivía; sin embargo, el cuerpo fue hallado poco más allá de la mitad de la calle. A unos cinco metros del borde de la vivienda del lugar donde se encontró el cadáver desnudo, con golpes en la cabeza, además de la mandíbula y costillas fracturadas, según la necropsia.

Ana acepta hablar con MILENIO con una sonrisa nerviosa, sin soltar la llave que ya había girado para abrir la puerta.


"Yo fui la que habló al 060", dice la joven que viste una sudadera rosa y un pantalón negro.

"¿Han escuchado como cuando explota un tanque de gas?, así. Fue muy fuerte, muy fuerte (...) Eran como las 6 (de la mañana), hablé como 6:05 al 060 y 6:10, 6:15 estaba llegando la patrulla. Todo fue rápido", dice.

"El cuerpo estaba ahí en el pavimento y un poquito más para allá (señala la mitad de calle). Completamente desnuda y estaba, dicen que en posición fetal, yo no considero que sea en posición fetal, porque el cuerpo estaba así (y figura hacer una posición desvanecida)", dice.

Ana explica que en el edificio hay ocho departamentos, dos de ellos son unos pequeños que se construyeron hace tres o cuatro años. "En el de atrás vive el portero y ella (la modelo, vivía) de este lado", dice mientras señala la fachada del edificio.

"En sí (la modelo) no vivía en un departamento como éste, sino que vivía en la azotea en el número nueve (señala hacia el techo, del lado de la calle). Es como en la azotea. Se los rentan para que habiten. Son departamentos para una persona", dice.

Explica que antes subían a la azotea a lavar y a tender ropa porque eran cuartos de servicio, pero cuando se construyeron los departamentos pequeños, entre ellos el que habitaba Stephanie, dejaron de hacerlo.

La azotea no tiene barda alguna que proteja el contorno, "el límite de la barda está libre", asegura. Había una escalera de madera como para pintar, pero en sí escaleras como tal no hay, dice. Ana tampoco se explica cómo pudo llegar el cadáver de la modelo si es que cayó del edificio.


"Me hablaron para que diera mi declaración (ante el Ministerio Público) y me preguntaron si escuché (el motor de una) camioneta o moto, la verdad es que no escuché nada", afirma.

Ana aseguró que la modelo tenía unos 15 días de haberse mudado al edificio y solo la llegó a saludar de paso, "de buenas tardes, buenos días y ya".

Ayer por la mañana, el presidente del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México, Édgar Elías Azar, dijo que la modelo fue asesinada a golpes y descartó que haya caído accidentalmente desde la azotea. Horas después, el órgano judicial indicó en un comunicado que la muerte de la colombiana pudo ser consecuencia de una caída.

En el boletín señaló que los resultados de la necropsia practicada al cadáver confirman varios golpes, traumatismos y fracturas en costillas cervicales y mandíbula, además de la pérdida de varias piezas dentales, propios de una caída.


Hoy la Procuraduría capitalina reiteró en un comunicado que las lesiones halladas en el cuerpo de la modelo son consecuencia de una caída y que no encontraron huellas de lucha, defensa, forcejeo o sometimiento.

La dependencia indicó que ha tomado más de 10 entrevistas a personas, realizado varias diligencias ministeriales, así como un cateo en el domicilio que se ubica frente al lugar donde se encontró el cuerpo de la modelo, el cual sirvió para corroborar que habitaba en el último piso.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.