• Regístrate
Estás leyendo: Esclerosis múltiple, segunda causa de discapacidad
Comparte esta noticia
Viernes , 17.08.2018 / 05:07 Hoy

Esclerosis múltiple, segunda causa de discapacidad

No hay cura para esta enfermedad de origen aún desconocido, pero sí opciones terapéuticas que hacen posible remitir síntomas y evitar que se agrave.

Publicidad
Publicidad

En México la esclerosis múltiple (EM) es hoy la segunda causa de discapacidad en personas de 20 a 40 años de edad, después de las lesiones por accidentes viales. Una enfermedad que ataca el sistema nervioso central y tiene, como otros padecimientos autoinmunes, preferencia por la población femenina: afecta a cuatro mujeres por cada dos varones, sostuvo la presidenta de la Academia Mexicana de Neurología, Minerva López, entrevistada en el encuentro de expertos que sobre este trastorno se llevó a cabo ayer en esta ciudad.

“Tenemos que tener en consideración que en nuestro país el 24 por ciento de las familias son sostenidas por mujeres, y que la esclerosis múltiple afecta principalmente en el rango de 20 a 40 años de edad, cuando están en consolidación, terminando una carrera, iniciando una familia y es una enfermedad que discapacita, pues por cada crisis o episodio que se presenta va a quedar una secuela”, explicó, por lo que el impacto familiar es mayúsculo.

La EM es una enfermedad donde el propio organismo ataca el sistema nervioso y daña la vaina de mielina, que es la cubierta protectora que rodea las neuronas. Por este daño los impulsos nerviosos disminuyen o se detienen, y aparecen episodios o crisis con distintos síntomas: problemas motores, alteraciones visuales, pérdida de equilibrio, entre otros que duran más de 24 horas de manera sostenida. Conforme pasa el tiempo se hacen más recurrentes. Cabe mencionar que hay formas más graves y progresivas de EM.

No hay cura para esta enfermedad, de origen aún desconocido, pero sí opciones terapéuticas que hacen posible remitir síntomas y evitar el avance de una condición discapacitante.

“Lo principal es el diagnóstico oportuno y tratarse una vez que se confirme. El tratamiento modifica la evolución de la enfermedad. Un paciente sin tratar a los cinco años va a tener ya discapacidad, a los ocho años va a tener que requerir apoyo de bastón o muletas para caminar y a los diez años puede estar confinado en una silla de ruedas”, apuntó la especialista. Mientras esto sucede en el plano físico en el plano social pierden sus trabajos, y por ende su seguridad social, lo que pone a los pacientes en mayor vulnerabilidad.

El tratamiento se divide en dos: el uso de esteroides intravenosos mediante manejo hospitalario, para tratar los episodios agudos de la EM y el de fármacos para retrasar los síntomas (terapia modificatoria de la enfermedad) que van encaminados a que el paciente tenga menos crisis y hasta que desaparezcan. “Hoy tenemos casos de esclerosis múltiple sin evidencia de enfermedad, tres o cuatro años sin crisis, aunque la terapia se debe seguir de por vida”, dijo Minerva López.

Por su parte, Jorge Correale, quien ha liderado importantes investigaciones sobre EM y es miembro del Consejo Asesor Médico Argentino para Esclerosis Múltiple, apuntó que en los últimos años ha habido “una explosión” de nuevas alternativas de tratamiento. “Desde 1997 que se desarrollaron los primeros fármacos hemos avanzado muchísimo. La EM fue descrita en 1868 y desde 1868 hasta 1997 no teníamos nada para ofrecer a los pacientes”, a quienes solamente se prescribían cortidoides para detener la inflamación que condiciona la enfermedad y frenar el episodio, refirió. En cambio, las medicaciones actuales están destinadas a prevenirlos.

En 1997 se recurrió a los interferones y al acetato de glatiramer, ambos medicamentos inyectables que iniciaron la apertura del tratamiento preventivo de EM. Posteriormente llegaron otros fármacos “que bien son más eficaces o más prácticos, por ejemplo el desarrollo de medicinas orales”.

El especialista destacó que 85 por ciento de la población tiene un episodio y luego se recupera total o parcialmente (en algunos quedan secuelas, pero después está asintomático hasta que aparece un nuevo episodio y así sucesivamente. El 15 por ciento restante evoluciona de forma progresiva, para los cuales todavía no hay un tratamiento).

“En suma seguimos usando interferones y acetato de glatiramer pero también hay en el mercado medicaciones orales diferentes y otra que pueden ser efectivas en formas más graves de la enfermedad… por supuesto el reto aquí es monitorear para tener los menos efectos colaterales de una medicación más agresiva… daño hepático, infecciones oportunistas, trastornos en la tiroides y otros, según el fármaco”, acotó.


Como conclusión, Jorge Correale resaltó que la EM es altamente discapacitante si no se le diagnostica y trata oportunamente, y hoy contamos con un amplio espectro de opciones de tratamiento que deberíamos procurar en mayor medida.


De la esclerosis múltiple

¿Qué es?
Es una enfermedad autoinmune que ataca el sistema nervioso y puede producir discapacidad.

Daña la vaina de mielina, que es la cubierta protectora que rodea las neuronas, tras lo cual los impulsos nerviosos disminuyen o se detienen.

Puede lesionarse cualquier área del cerebro, el nervio óptico o la médula espinal.

Síntomas
Puede ser cualquier déficit neurológico, entre ellos:

Pérdida del equilibrio
Trastornos motores
Entumecimiento
Debilidad muscular
Problemas en el control de esfínteres
Visión borrosa
Visión doble
Movimientos oculares rápidos e incontrolables
Pérdida de visión


Tratamiento
Esteroides intravenosos para episodios agudos
Medicamentos para controlar ciertos síntomas
Medicamentos para retrasar el avance de la enfermedad (terapia modificatoria)
Fisioterapia y terapia ocupacional (medicina paliativa)

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.