Esclarecen feminicidio en Hidalgo

La adolescente, que había sido reportada como desaparecida, murió, según los resultados de la necropsia, de asfixia por estrangulación, acto cometido por su propio padre

Pachuca

El responsable del asesinato de la menor Ana Itzel Escamilla Téllez, cuyo cuerpo fue hallado el 2 de junio semienterrado en el ejido de Tilcuautla, San Agustín Tlaxiaca, es, presuntamente, su propio padre, Juan Carlos Escamilla Rodríguez, quien la privó de la vida al ser descubierto consumiendo drogas, informó el secretario de Seguridad Pública, Alfredo Ahedo Mayorga.

La adolescente, que había sido reportada como desaparecida el 19 de mayo en Tornacuxtla, murió, según los resultados de la necropsia, de asfixia por estrangulación. Su padre, bajo el influjo de los enervantes, también la agredió agredido sexualmente.

En conferencia de prensa, el jefe de la policía del estado añadió que de acuerdo con las investigaciones, cuando descubrió que su hija no tenía movimiento, la envolvió en un costal, la subió en una motocicleta y condujo aproximadamente un kilómetro, para llevarla al terrero donde la enterró. Horas después la reportó como desaparecida y el ministerio público activó la alerta Amber.

Ahedo Mayorga dijo que en sus distintas declaraciones,  Escamilla Rodríguez cayó en contradicciones, incluso al principio se negó a reconocer el cadáver de Ana Itzel aunque los resultados de la necropsia, estudios periciales y evidencia fotográfica lo corroboraban. Añadió que en el último interrogatorio, el sujeto se mostró violento y agredió físicamente a los agentes, quienes lo sometieron y encontraron un chip de teléfono celular en sus bolsillos del pantalón con una lada 779, del cual, un día después de la desaparición de la niña, había recibido un mensaje a su teléfono personal en el que decía que la muerte se debía a una confrontación entre su hija y una compañera de trabajo.

Esta prueba, señaló el mando policial, fue fabricada para distraer las líneas de investigación.

Cuando no pudo sostener tantas contradicciones, confesó que fue él el responsable del crimen y narró ese día había llegado de la Ciudad de México, donde acudió a una entrevista de trabajo, y también al barrio de Tepito a comprar una grabadora, pero en vez de ello adquirió droga para su consumo personal, la cual, según las investigaciones de la policía, trasladó en el mismo camión de pasajeros a Pachuca.   

Cuando Ana Itzel lo descubrió drogándose la atacó física y sexualmente.

 

Acusa fabricación de pruebas

La madre de la menor, Janeth Téllez Islas, negó que su esposo esté implicado en la muerte de su hija Ana Itzel y acusó a las autoridades de la Secretaría de Seguridad Pública de fabricar pruebas y comprar testigos para esclarecer el caso.

Afirmó que intentó ser forzada a firmar un documento en el que aceptaba la culpabilidad de su marido, pero se negó a hacerlo.

Por su parte, el secretario de Seguridad mencionó que hasta el momento no existe indicio de complicidad en el crimen, y el único probable responsable es Juan Carlos Escamilla Rodríguez.