Denuncian escases de agua en Tuxtla Gutiérrez

Habitantes de la capital chiapaneca aseguran que la crisis hídrica que viven, aunada una invasión de aguas residuales, está causando estragos en su salud y su economía. 

Chiapas

Además de los daños provocados por las lluvias de temporada, habitantes de Tuxtla Gutiérrez denunciaron una severa escases de agua potable, así como filtraciones de aguas negras en diversos puntos de la capital de Chiapas.

Al norte oriente de esta ciudad, colonos aseguraron que el Sistema Municipal de Agua Potable y Alcantarillado (SMAPA) no ha surtido el agua correspondiente por más de una quincena, situación que ya se resiente en su economía y salud.

Precisaron que además de tener que pagar recibos de agua inflados sin que hasta el momento no haya aumento oficial a las tarifas, la compra del líquido a través de pipas representa otro desembolso no previsto, sumándose los riesgos a la salud especialmente para los infantes.

Mientras que en otras colonias como Francisco I. Madero o los Laguitos o las Palmas, son frecuentes las salidas de aguas negras que emiten malos olores, además de que podrían propiciar enfermedades.

A través de comunicados, el SMAPA ha justificado dicha situación en la red sanitaria, donde se han ubicado 120 focos rojos por drenajes colapsados, con la herencia de un sistema obsoleto y el crecimiento desordenado de la ciudad al conectar drenajes caseros a la red, requiriéndose una inversión millonaria.

En cuanto a la falta de suministro ha reiterado que se debe a la incapacidad de las bombas de Ciudad del Agua, obra inaugurada por el ex presidente Felipe Calderón durante la gestión del gobernador Juan Sabines Guerrero, para filtrar los residuos sólidos del río Grijalva.

Derivado de esa incapacidad de Ciudad del Agua (que requirió de una inversión superior a los 400 mil millones de pesos) el bombeo es detenido “para evitar afectaciones permanentes en la infraestructura mecánica y eléctrica de la planta”.

Alfredo Araujo Esquina, director del SMAPA, también ha señalado que debido a la demora del Congreso para aprobar un proyecto de rescate, la única opción viable es el recorte en la nómina de trabajadores.

Sin embargo, este sábado fueron detenidos alrededor de 30 trabajadores de Ciudad del Agua, acusados de despojo, al exigir respeto a sus derechos laborales a la compañía concesionaria Filtros y Purificadores Aztlán (FYPASA), quien a su vez utiliza una empresa de outsourcing para la contratación de trabajadores.