Se forma domo de 250 metros de diámetro en el Popocatépetl

De acuerdo con el Centro Nacional de Prevención de Desastres, la presencia de este domo puede implicar la ocurrencia de explosiones. 

Puebla

Un nuevo domo, el número 53 comenzó a formarse en el cráter del volcán Popocatépetl. El domo cuenta con 250 metros de diámetro y 30 metros de grosor y fue emplazado durante la actividad eruptiva ocurrida la noche del 4 al 5 de noviembre.

De acuerdo con el Centro Nacional de Prevención de Desastres (Cenapred), la presencia de este domo puede implicar la ocurrencia de explosiones que lo destruyan, en los próximos días a semanas, como ha ocurrido en ocasiones anteriores, y no implica por el momento un cambio en el nivel de alerta volcánica.

“El día de ayer se realizó, con apoyo de la Policía Federal, un sobrevuelo de reconocimiento al cráter del volcán. Durante el mismo se pudo observar el domo número 53, con unos 250 m de diámetro y 30 m de grosor”, informó el Cenapred.

El organismo descentralizado de la Secretaría de Gobernación federal destacó que durante el sobrevuelo, se pudo ver la cicatriz y los depósitos dejados por el derrumbe que se registró el día de ayer en la ladera suroeste del volcán.

“Este derrumbe obedece a un proceso normal de erosión y no está directamente asociado con la actividad eruptiva del volcán”, detalla el reporte.

Los científicos del organismo destacaron que en las últimas 24 horas, el sistema de monitoreo del volcán Popocatépetl registró 23 exhalaciones, acompañadas por ligeras emisiones de gases y vapor de agua, la más importante se registró a las 03:55 horas de este viernes.

“Durante la noche se observó incandescencia sobre el cráter, así como una emisión continua de vapor de agua y gas. Al momento de este reporte se observa al volcán con una ligera emisión de vapor de agua y gas con dirección al noreste”, informó el Cenapred.

El Semáforo de Alerta Volcánica se encuentra en Amarillo Fase 2. En las próximas horas se podrían presentar los siguientes escenarios: actividad explosiva de escala baja a intermedia; lluvias de ceniza leves a moderadas en poblaciones cercanas; y posibilidad de flujos piroclásticos y flujos de lodo de corto alcance.