Fiscalía de Oaxaca libera a 23 detenidos en Nochixtlán

Los 23 detenidos tras el enfrentamiento del domingo fueron entregados a la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca; la sección 22 dijo que no se les acreditó ningún delito.
Los 23 detenidos fueron entregados en la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca.
Los 23 detenidos fueron entregados en la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca. (Óscar Rodríguez)

Oaxaca

Las 23 personas que fueron detenidas por el enfrentamiento del domingo en Nochixtlán, que dejó ocho muertos y más de 100 heridos, quedaron en libertad, informaron la Fiscalía General de Justicia de Oaxaca y la Secretaría de Seguridad Pública Estatal.

Fueron entregados a sus familiares en la sede de la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca y de ahí se trasladaron en vehículos hacia su comunidad.

La liberación de los 23 detenidos tras el enfrentamiento entre grupos afines al movimiento magisterial de Oaxaca y policías federales y estatales se da horas antes de que, en la Ciudad de México, se reúnan integrantes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación y el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong.

Lilia Ortiz, integrante de la Comisión Jurídica de la sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación adherida a la CNTE, dijo que las 23 personas lograron su libertad porque las autoridades judiciales no lograron acreditarles ningún delito.

Dijo que muchas de estas personas tienen lesiones en el cuerpo y en la cara, por lo que se trabaja una recomendación por excesos de la fuerza policial en contra del pueblo de Nochixtlán.

El presidente de la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca, Arturo Peimbert, dijo que se logró la libertar sin reserva de los implicados por la intervención del organismo y el desistimiento de las partes a presentar cargos contra los implicados.

Peimbert aseguró que detrás de la actitud beligerante de los pueblos de la zona de la Mixteca, particularmente del municipio de Nochixtlán, no hay guerrilla, sino el despertar de una fuerza comunitaria luego de sentirse agraviados y lastimados por la incursión violenta de las fuerzas federales y estatales para desalojarlos.

"Ellos lastimaron y agraviaron a una comunidad y causaron un hermanamiento de los pueblos que ahora han reaccionado para hacer frente a un acto de autoritarismos del estado mexicano", dijo.

Consideró que ahora la actuación del Estado debe ser más ágil para encauzar el conflicto y generar acciones de asistencia humanitaria a las comunidades.

"Particularmente porque hay 28 niños en un albergue de la zona de la Mixteca que son víctima del proceso de desalojo y que están en un estado emocional difícil, y estos temas se tienen que visibilizar de forma urgente por parte del gobierno de México y de Oaxaca".