• Regístrate
Estás leyendo: Entra en operaciones la Policía de Alta Montaña
Comparte esta noticia
Jueves , 21.06.2018 / 22:51 Hoy

Entra en operaciones la Policía de Alta Montaña

Ante recientes hechos de violencia, 50 efectivos son capacitados para garantizar la seguridad de alpinistas y turistas que visitan diariamente la zona de los volcanes.

Publicidad
Publicidad

Carolina Rivera

A más de 4 mil metros sobre el nivel del mar, en el Parque Nacional Iztaccíhuatl-Popocatépetl comenzaron los trabajos de la primera Policía de Alta Montaña en México para garantizar la seguridad de alpinistas y turistas que visitan diariamente la zona.

El clima de inseguridad que se desató en la zona montañosa obligó a las autoridades a implantar una estrategia que garantice a los paseantes el mejor ambiente a lo largo de todo su trayecto a la cima de dos de las cumbres más altas del país.

Al presentar en el Paso de Cortés a los efectivos de esta división, el comisionado de Seguridad Ciudadana del Estado de México, Eduardo Valiente Hernández, detalló que este grupo responde a la exigencia de atención y seguridad en una de las reservas más importantes a escala internacional.

En esta primera etapa, la Policía de Alta Montaña estará integrada por 50 efectivos capacitados para dar asistencia a quienes transiten por las veredas de ambos volcanes, además de que contarán con todo el equipo y la capacitación necesaria.

Fernando Beytia, integrante de Montañistas Unidos, señaló que el abandono en que se tenía la zona generó que desde la década de los 90 los diversos incidentes redujeran el atractivo para los visitantes nacionales y extranjeros.

Aseguró que los policías deberán aprender las rutas, utilizar las cuerdas y diversas herramientas, así como a brindar primeros auxilios y técnicas de apoyo a los alpinistas para convertirse en una policía calificada.

Beytia detalló que esta estrategia se originó luego de que solicitaran a las autoridades mayor atención y seguridad en la zona para los montañistas, ante recientes hechos de violencia e inseguridad que presentaron.

"Hubo tres incidentes seguidos, el más reciente fue un robo a mano armada en el refugio de los 100 y por eso buscamos al gobierno para detener esto en seco y que ésta vuelva a ser lo que un día fue, una zona próspera, que genere empleos y segura para el turismo".

Alejandro Muñoz, aficionado al montañismo desde hace más de 10 años, confió en que la presencia de los policías sea permanente, pero sobre todo que abarque la zona de San Rafael, donde han ocurrido los incidentes más graves, al grado de que es prácticamente imposible recorrer esa parte de los volcanes.

Montañistas Unidos, un grupo de expertos participará en la capacitación de los efectivos, la cual consistirá en cuatro meses de entrenamiento físico y técnico para convertirlos en montañistas especializados y certificados.

Durante un recorrido por la zona del Iztaccíhuatl, los miembros de la Policía de la Alta Montaña se preparan para enfrentar las temperaturas extremas que se presentan, así como las dificultades del camino.

Cuentan con equipo especializado, entre calzado, ropa térmica, casco balístico, y lo necesario para permanecer durante días en la montaña sin algún riesgo para su salud, así como para brindar asistencia a los visitantes.

Erick Alejandro Sánchez, integrante de la Policía de la Alta Montaña, aseguró que tener la condición física, conocer los caminos y soportar las altas temperaturas son los principales retos a los que se han enfrentado.

"Nunca me imaginé que haría esto, pero es algo que me gusta y para lo que estoy entrenando, conocer los caminos y las técnicas para apoyar a los montañistas", señaló.

Agregó que hasta el momento han realizado tres ascensos, dos en el Iztaccíhuatl y uno en el Nevado de Toluca; sin embargo, durante los próximos meses habrán de ir generando la condición física necesaria para recorrer la zona sin problemas y con todo el equipo a cuestas.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.