Se enfrentan comerciantes con la policía en Puebla

Un operativo para retirar puestos de comercio ambulante acabó con seis heridos por bala de fuego, dos de ellos son policías.

Puebla

Un operativo realizado en el centro de Puebla para retirar mercancía ilegal y puestos de comercio ambulante provocó una trifulca entre policías y vendedores que dejó como saldo cuatro personas lesionadas por disparos de arma de fuego y varias más por golpes, mientras que las autoridades municipales de la capital poblana dieron a conocer que hay nueve agentes lesionados dos de ellos por arma de fuego.

El choque provocó pánico entre los ciudadanos que se encontraban en el primer cuadro de la ciudad debido a la movilización policiaca y la mayoría de los comercios bajaron sus cortinas por temor a que sus establecimientos sufrieran daños.

Alrededor de las 13 horas policías municipales arribaron al centro de la ciudad para comenzar el operativo y de inmediato comenzó la refriega pues los vendedores ambulantes defendieron sus puestos con palos y piedras pero poco después se registraron disparos con armas de fuego lo que provocó que turistas y demás ciudadanos que se encontraban en la zona corrieran en busca de refugio.

El líder de los comerciantes agrupados en la organización Fuerza 2000, Federico López, denunció que cuatro de sus compañeros resultaron lesionados por arma de fuego y estaban siendo atendidos en el Hospital Universitario pero desconoce su estado de salud, además de que varios más resultaron lesionados por golpes. Mostró algunos casquillos que recogieron tras el enfrentamiento y denunció que fueron los policías quienes dispararon.

Por su parte, el ayuntamiento capitalino emitió un comunicado en el que señaló que nueve policías auxiliares resultaron heridos durante el enfrentamiento, dos de ellos por arma de fuego, los cuales se encuentran fuera de peligro. Además dio a conocer que durante el operativo se decomisaron 3 toneladas de mercancía de procedencia ilícita y se cerraron 130 puestos en los que se vendía la misma.

Tras la refriega los comerciantes agrupados se dirigieron al zócalo de la ciudad frente al ayuntamiento para denunciar la agresión que habían sufrido y luego se retiraron sin embargo, el movimiento de los vendedores y de los policías incrementó la tensión en el lugar y la mayoría de los comercios cerraron sus puertas y la gente comenzó abandonar el centro histórico que en estas fechas es muy visitado por turistas.


CEM