Se enfrentan jornaleros y policías en San Quintín

Trabajadores hablan de 70 lesionados; CNDH investigará presuntas violaciones a derechos.

Baja California y México

Seis hospitalizados, cinco detenidos y cuatro unidades de la policía quemadas fue el saldo de un enfrentamiento entre jornaleros de San Quintín y policías de Baja California.

Los hechos ocurrieron en la colonia Vicente Guerrero, donde los agricultores intentaron quemar varias parcelas. Según varias versiones de jornaleros, hubo hasta 70 heridos.

Pablo Alejo López, subsecretario del gobierno de Baja California, confirmó que no hubo muertos durante la riña y aseguró que los policías de Ensenada intentaron convencer a los jornaleros de no incurrir en actos violentos.

De acuerdo con los primeros reportes,  la gresca ocurrió a las 8 horas, cuando un grupo de inconformes intentó ingresar de manera violenta a un rancho de la comunidad triqui, para quemar varias parcelas, lo cual no lograron debido a la presencia de los uniformados.

Al ser detenidos cinco jornaleros, varios de sus compañeros comenzaron a lanzar piedras, palos y al parecer bombas molotov contra dos vehículos de la policía estatal, que quedaron destruidos.

Luego de que los uniformados tomaron el control, cerca de las 16:00 horas jornaleros agrícolas de la colonia Lomas de San Ramón  manifestaron su inconformidad quemando la comandancia regional de la policía, donde además incendiaron varios vehículos que estaban estacionados.

En tanto, Fermín Salazar, uno de los voceros de la Alianza de Organizaciones Nacional, Estatal y Municipal por la Justicia Social, se deslindó de los disturbios de los jornaleros agrícolas en la colonia Vicente Guerrero.

Aseguró que los líderes de la alianza reprueban los hechos violentos, ya que su posición siempre ha sido pacífica.

 “La intervención de agentes de la policía estatal fue un evidente acto de provocación para desbaratar el movimiento”.

Indicó que desconoce quién está detrás de estas acciones, pero no descarta que se trate de desestabilizar la lucha.           

Por su parte, el gobierno de Baja California llamó a mantener el orden en el valle de San Quintín.

En un comunicado, reiteró su respeto a todo tipo de manifestaciones, pero enfatizó que no permitirá actos que atenten contra la seguridad y el libre tránsito de las personas y sus bienes.

El gobierno estatal insistió en que se debe continuar con el diálogo, buscando acuerdos y consensos que permitan avanzar en la mejora de vida de todos los residentes de San Quintín.

La policía estatal informó que tres de sus agentes resultaron con heridas leves.

VISITADORES

Luego de los hechos violentos en San Quintín, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos envió a un grupo de visitadores adjuntos a su oficina en Tijuana y a otros que se encontraban en Ensenada, para investigar los hechos que sean de su competencia.

Solicitó al gobierno estatal que cualquier actuación de las autoridades sea apegada a derecho y con respeto a los derechos humanos, además de que se cumplan los protocolos de investigación.

Desde marzo pasado, la CNDH mantiene abierta una investigación por la probable violación a derechos humanos de jornaleros agrícolas en San Quintín, Baja California, y Comondú, Baja California Sur.

NAVARRETE

El presidente nacional del PRD, Carlos Navarrete, condenó la utilización de la fuerza pública contra los trabajadores de San Quintín e hizo un llamado a los gobiernos estatal y federal para que intervengan y reinstalen la mesa de negociación y cese la utilización de la policía estatal.

“Esperamos que el gobierno federal tome inmediatamente el tema, envíe fuerza pública para impedir que haya nuevas agresiones hacia los trabajadores y hacia sus familias y que el diálogo se imponga en este caso”.

Navarrete aseguró que las demandas de los trabajadores de San Quintín por mejores salarios son legítimas y deben ser respondidas por los empleadores y el gobierno de la República.

En tanto, el coordinador de la bancada perredista en la Cámara de Diputados, Miguel Alonso Raya, calificó de “inaceptables” las acciones de violencia policiaca contra los jornaleros y sus familias y señaló que la represión solo logrará que el conflicto escale.