Pobladores y granaderos luchan durante dos horas en Chalchihuapan

Los uniformados usaron sus gases lacrimógenos mientras que los vecinos utilizaron piedras, bombas molotov y pirotecnia.
Habitantes de la junta auxiliar de San Bernardino Chalchihuapan se manifiestan por el cierre del registro civil.
El choque duró dos horas. (Andrés Lobato)

Puebla

La mujer de uniforme azul camina casi doblada, tapándose los oídos lastimados por la explosión de un cohetón. A los costados dos de sus compañeros la llevan hasta las ambulancias, que han atendido a otros 20 policías estatales durante el enfrentamiento con pobladores de la junta auxiliar Chalchihuapan del municipio de Santa Clara Ocoyucan, que bloquearon la autopista Puebla-Atlixco.

La batalla entre habitantes y granaderos duró más de dos horas. Los efectivos llegaron a reabrir la vialidad y los pobladores respondieron. Los uniformados usaron sus gases lacrimógenos mientras que los vecinos utilizaron piedras, bombas molotov y pirotecnia.

Al medio día los vecinos cerraron la autopista y la carretera federal a Atlixco, para solicitar que vuelva el servicio de registro civil a las juntas auxiliares, pues desde que les quitaron esa facultad, para cada trámite deben ir hasta Puebla y tardan hasta tres horas en conseguirlo, además de que les genera muchos gastos el traslado, afectando a las personas de escasos recursos.

Las negociaciones iniciaron a cargo de elementos de la Policía Estatal; uno de los mandos pidió que se formara una comisión y que él mismo los llevaría hasta Casa Aguayo para que se entablara un diálogo, a lo que los pobladores respondieron exigiendo que las negociaciones si hicieran en el lugar de la manifestación.

Ante la falta de acuerdos, comenzó el enfrentamiento: los policías dispersaron la manifestación con gases; los pobladores corrieron por el puente, a la altura del kilómetro 14, siendo perseguidos por los uniformados, quienes detuvieron a cuatro personas.

En la bajada del puente los pobladores se reagruparon, se armaron con piedras, palos y cohetones, enfrentando de nuevo a los uniformados que intentaban llegar al grupo para hacer detenciones. Quienes estaban en la carretera federal se sumaron al apoyo de los que estaban en la autopista.

Los pobladores usaron cohetones, bombas molotov, piedras, e hicieron que los elementos no pudieran acercarse durante más de una hora. Por medio de perifoneo, los manifestantes pidieron ayuda de la población y a los pueblos cercanos.

Los Policías Estatales se vieron superados en número, aguantando el ataque hasta que por la retaguardia otro grupo subió al puente. Hubo un momento en que los uniformados se vieron emboscados sin saber qué hacer.

Los refuerzos policiacos se quedaron en la parte de abajo, ya que nadie dio una orden para apoyarlos. Desde una camioneta operaba el secretario de Seguridad Pública, Facundo Rosas.

Acorralados, los elementos de la Policía Estatal fueron atacados cuerpo a cuerpo, y al verse sin salida bajaron por la estructura del puente de seis metros, los primeros bajaron guardando el equilibrio de la pendiente, los últimos –por desesperación- se aventaron y rodaron por ésta.

Visiblemente cansados y muchos de ellos sangrando, uno a uno fueron atendidos por paramédicos del Servicio de Urgencias Médicas Avanzadas (SUMA) mientras los mandos les pedían mantener formación.

Pasó más de una hora para que una camioneta llegara con agua para los uniformados quienes se enfrentaron por más de dos horas con los pobladores enardecidos.

Tres uniformados que no lograron escapar fueron rodeados y golpeados hasta casi matarlos; uno trató de correr entre la multitud, siendo sometido junto a sus compañeros. Los retuvieron.

Los golpearon hasta cansarse y después de varias horas entregaron a uno de los policías que estaba gravemente lesionado.

Sólo dejaron entrar a un par de paramédicos para atender a los lesionados y les permitieron sacar al que estaba más grave.

Los pobladores se mantuvieron sobre el puente por lo que aproximadamente a las 6:00 de la tarde se abrió la circulación en la autopista.

Hasta el cierre de esta edición dos de los elementos se encontraban en manos de la población. Algunos habitantes estaban en estado de ebriedad, quienes retaban a los uniformados para un nuevo enfrentamiento. Los efectivos permanecían en la zona en espera de instrucciones.

POSTURA OFICIAL

Por su parte, la Procuraduría General de Justicia (PGJ) informó que inició averiguación previa con motivo de los hechos suscitados.

De acuerdo a declaración rendida ante el agente del Ministerio Público, la progenitora de un menor de edad declaró que éste fue herido por un cohetón lanzado por los manifestantes.

Además varios policías resultaron policontundidos, Tres policías estatales con lesiones de consideración, uno de ellos grave.

Ante los ilícitos cometidos por los pobladores se llevó a cabo el aseguramiento de cuatro personas que participaron en el bloqueo y que fueron puestas a disposición del agente del MP.

La PGJ dará a conocer el avance de las investigaciones, según éstas lo permitan.