• Regístrate
Estás leyendo: En peligro, presupuestos para el jaguar
Comparte esta noticia
Sábado , 20.10.2018 / 16:41 Hoy

En peligro, presupuestos para el jaguar

México no invierte sino “morralla” en vida silvestre, pese a poseer 12% de la diversidad biológica del planeta: expertos en conservación del felino.

1 / 3
Publicidad
Publicidad

En el mejor de los casos, un jaguar en México recibe 3,500 pesos anuales de presupuesto, si se toma como base el recurso que maneja este año para la especie la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas, de alrededor de 14 millones de pesos, y una población de felinos estimada en cuatro mil individuos, 100 de ellos en Jalisco y 400 si se incluye todo el occidente mexicano.

En el peor de los casos –nada infrecuente-, el superdepredador recibirá una bala o comerá un cebo envenenado, por ganaderos molestos o cazadores furtivos.

En el hipotético caso de que ese fondo se reparta en rigurosa equidad, su alcance es limitado: un radiocollar de buena calidad para monitorear sus desplazamientos cuesta alrededor de 35 mil pesos; una cámara de fototrampas, para tomar evidencias de su paso por comederos o estanques y del número de crías, alrededor de 3,500 pesos; lograr compromiso de vigilantes comunitarios obligará a contratación de talleres y capacitación de expertos, varios miles de pesos; un vehículo equipado para vigilancia, de 100 mil a 200 mil pesos; gasolina y mantenimiento, miles de pesos más.

Y si va a la base de todo: el territorio que requiere la Panthera onca como coto de caza, que puede ir de 100 a 400 kilómetros cuadrados según la disposición de presas, cambia de escala el análisis, pues el "tigre" americano, como punta de la cadena trófica, demanda que haya árboles frondosos, ríos cristalinos y una pirámide alimenticia –a partir de los hongos y micorrizas formadores de suelo- bien conservada.

Dicho de forma simple, que los jaguares sobrevivan hará que el patrimonio natural de México se mantenga, pero ante el fenómeno económico de aprovechamiento de las selvas por poblaciones pobres o por desarrolladores de negocios turísticos e inmobiliarios de alta plusvalía, eso requiere invertir para alcanzar un manejo sustentable que no destruya la frontera forestal y sus servicios.

Y si de por sí ya era tarea compleja y precaria con tan raquítica asignación, la situación está en riesgo mayor ante la reducción presupuestal planteada por la Secretaría de Hacienda, bajo el peso de la "desaceleración" económica, para el gasto de 2016.

Si en 2015, el presupuesto total del sector ambiental fue de 67,976 millones de pesos, para 2016 la iniciativa de la SHCP propone 57,490 millones, esto es, una reducción de más de 18 por ciento. Si se compara el sector ambiental con el gasto total del gobierno, esto apenas ronda 2 por ciento del total. Pero de ese monto, las áreas de vida silvestre, incluida de forma predominante las áreas naturales protegidas, son también minoritarias: 2 por ciento del 2 por ciento. No alcanzan siquiera 1,200 millones de pesos.

Un último ejercicio: si se repartiera la totalidad del recurso que se pretende asignar en el presupuesto de 2016 a inversión en vida silvestre y áreas protegidas, en un país que alberga 12 por ciento de la diversidad biológica mundial, esto es, unas 200 mil especies de flora y fauna, hay solamente seis mil pesos para cada especie.

Estas frías cifras pretenden demostrar que en México no se apuesta por proteger el patrimonio natural, considerando que "obras son amores y no buenas razones". Le llegan migajas.

"Creemos que es un mal síntoma, de entrada, un signo que hay que atender y no permitir; es urgente incidir en la discusión de los presupuestos para el próximo año, porque a una década del Año del Jaguar, reconociendo los avances, estos son limitados; hay programas que han hecho que la comunidad se involucre con la conservación, como son los programas de monitoreo biológico, los programas de vigilancia comunitarios, que han sido exitosos para que la comunidad reconozca y valore, y así proteja sus recursos naturales; un bajo presupuesto puede significar un retroceso importante el querer trabajar sin ese dinero público", destaca el director de la Alianza Jaguar Nayarit, Érik Saracho Aguilar

"Es fundamental trabajar con este principio de que el cerro le tiene que dar de comer a la gente, antes de que la gente se coma al cerro; estos programas de vida silvestre y de áreas protegidas, de alguna manera lo impulsan, y buscan dar una valoración adecuada al uso sustentable, no extractivo, de los recursos naturales; por eso acudiremos a nuestros diputados y senadores para que le den el peso que merece este componente, que es base del bienestar humano".

Gerardo Ceballos González, del Instituto de Ecología de la UNAM, apunta: "el recorte es de gran magnitud y puede traer un impacto severo; recordemos que la Comisión Nacional de áreas Naturales Protegidas, que de por sí recibe presupuestos insuficientes, está encargada de administrar y dar viabilidad a más de 10 por ciento del territorio del país, y que la biodiversidad debe ser protegida porque forma, por decirlo de algún modo, los ladrillos de los ecosistemas, y además de un valor intrínseco, tiene un valor utilitario muy grande porque nos da a toda la sociedad enormes beneficios con servicios ambientales como agua, captura de carbono, estabilidad climática, protección de cuencas y las propias posibilidades alimentarias y medicinales de plantas y animales".

Recuerda además que en esas zonas están las personas más pobres del país, y que darle sostenibilidad económica a sus vidas previene la influencia del crimen organizado además de la preservación de vida silvestre, como el jaguar.

"El recorte es inadecuado y estamos articulando un análisis para hacerlo llegar a los senadores, a los diputados y al propio presidente de la república [...] se debe hacer bien, sobre lo no prioritario, por ejemplo, los senadores anunciaron que renuncian a sus autos y teléfonos, y eso significa 500 millones de pesos menos, ¡la mitad del presupuesto de la Conanp!", subraya con sorpresa.

"Es urgente incidir en la discusión de los presupuestos para el próximo año, porque a una década del Año del Jaguar, reconociendo los avances, estos son limitados; hay programas que han hecho que la comunidad se involucre con la conservación, como son los programas de monitoreo biológico”
Érik Saracho Aguilar
Director de la Alianza Jaguar Nayarit

Propuestas para el jaguar

- Los expertos sobre jaguar le hicieron a los senadores propuestas para obtener más recursos en la preservación del jaguar, en agosto pasado:

- Crear un fondo económico, proveniente de multas para la conservación, que se aplique en los programas que privilegien la conservación del jaguar y la protección del hábitat en que se distribuye, así como las actividades productivas de sus habitantes o usufructuarios

-Considerar la preservación del jaguar como asunto de seguridad nacional

- Que se considere al jaguar como el símbolo nacional de la conservación

- Que las áreas de distribución del jaguar se establezcan por acuerdo secretarial como “hábitat crítico” y en su momento, cuando el reglamento de la Ley General de Cambio Climático sea publicado, como “corredores biológicos”

- Que se establezca, a la brevedad posible, el Consejo Nacional de la Vida Silvestre, ya que su existencia es indispensable para el establecimiento legal de hábitats críticos

- La creación de un órgano consultivo conformado por expertos en conservación y manejo sustentable del jaguar y otros felinos silvestres

- Mayor presupuesto a los programas de fomento y/o de subsidios del Ejecutivo y adecuar los conceptos de apoyo a las necesidades de conservación del jaguar y su hábitat

- Los pobladores “deberán ser favorecidos con apoyos gubernamentales para mejorar su calidad de vida a través del desarrollo sustentable y fomentar el respeto al medio ambiente”

- Se debe revisar la normatividad vigente y formatos, “para que los programas de desarrollo rural, tanto en las actividades productivas como en la infraestructura necesaria, garanticen la conservación del medio ambiente y el beneficio social y económico, es decir, la sustentabilidad”

Números de la diversidad

49 especies extintas

475 en peligro de extinción

896 amenazadas

1185 sujetas a protección especial, son las principales categorías de riesgo de acuerdo a la norma oficial mexicana de especies en riesgo (NOM 059); otras categorías son las especies endémicas y las “raras”

2 por ciento del presupuesto nacional está dedicado a preservar el ambiente, lo que constituye menos de medio punto porcentual del producto interno bruto

4000 millones de pesos se asignaron en el Programa Nacional Forestal de 2015 para proyectos de manejo y conservación de ecosistemas del país, cuyos servicios ambientales en 2004 fueron calculados por la FAO en 136,770 millones de pesos anuales; estos sustentan una economía de 1,283 billones de dólares

4000 jaguares hay en México, según el gran censo levantado entre 2009 y 2010; 10 por ciento de estos se encuentran en el México occidental: Jalisco, Nayarit, Colima y Michoacán. La selva Maya, que incluye península de Yucatán y sur, hasta Chimalapas, alberga más de 60 por ciento

1995 ha sido el año, desde 1989, con más inversión en vida silvestre; alcanzó 1.5% del presupuesto de medio ambiente mientras desde 2001 ha sido apenas 0.1% del presupuesto

Fuentes: FAO/Semarnat/Conanp/Carlos Manterola

"El recorte es de gran magnitud y puede traer un impacto severo... la Comisión Nacional de áreas Naturales Protegidas, que de por sí recibe presupuestos insuficientes, está encargada de administrar y dar viabilidad a más de 10 por ciento del territorio del país, y que la biodiversidad debe ser protegida porque forma, por decirlo de algún modo, los ladrillos de los ecosistemas”
Gerardo Ceballos González
Instituto de Ecología de la UNAM

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.