• Regístrate
Estás leyendo: En Iztapalapa, misma tragedia pero diferente ayuda
Comparte esta noticia
Martes , 11.12.2018 / 13:01 Hoy

En Iztapalapa, misma tragedia pero diferente ayuda

En la colonia Lomas Estrella también hay edificios colapsados, muertos y damnificados; decenas de familias viven en un camellón, cuyo futuro es incierto.

Publicidad
Publicidad

La distancia entre las colonias Del Valle, en Benito Juárez, y Lomas Estrella, en Iztapalapa, es de apenas 10 kilómetros, en ambas la tragedia es la misma, pero la ayuda no.

Una sola calle, Paseo de las Galias, concentra tres edificios colapsados, cuatro personas fallecidas, decenas de rescatados con vida y al menos 12 edificios y 32 casas desalojadas. La demolición del número 47 donde murieron tres integrantes de la familia Villanueva Ortega, ha demorado cinco días. Todo lo hace una sola grúa y las manos de menos de una decena de personas.

Apenas el viernes lograron sacar los cuerpos de las víctimas que fueron sepultadas por las losas, un metro antes salir a la calle para salvar su vida. Miguel, Blanca y su hija Alexia intentaron salir, pero una reja cerrada se los impidió. El edificio cayó y sus cuerpos quedaron atrapados. Daniela, otra mujer de 26 años también perdió la vida, pero a diferencia de ellos, a la joven la lograron sacar, pues su cuerpo quedó en la banqueta.

Mientras no concluya la demolición, otros dos tendrán que esperar, lo mismo que sus habitantes que pernoctan en el camellón, y a la espera de información sobre sus pertenencias.

Y es que cinco edificios adelante sobre la misma calle, los módulos posteriores de los edificios 31 y 27 colapsaron parcialmente. El estacionamiento que estaba en la planta baja se desplomó y ambos edificios cayeron un piso. Todos sus inquilinos lograron salir, y viven para contar la trágica historia de su heroica salida.

Así la señora Pilar Medero, quien logró ayudar a dos de sus vecinas que gritaban atrapadas en sus departamentos. El colapso de las escaleras y las paredes trabó sus puertas y no podían salir, hasta que ella pidió ayuda para salvarlas.

"Afortunadamente tenemos la vida, porque en determinado momento cuando me botó del muro de contención, pensé que iba a morir", relata Pilar, quien aun con su pierna lastimada, hace guardia en el camellón frente a donde vivía hasta antes de la tragedia del 19 de septiembre.

Hoy, a seis días de aquel fatídico día, son más de 60 familias que perdieron su hogar y duermen en el camellón a la espera de saber cuál será su destino. Les han dicho que demolerán sus edificios, pero no si podrán rescatar algunos documentos y artículos de valor.

Lo mismo sucede en la calle de atrás. La avenida Antioquía no sufrió daños pero los vecinos dejaron sus viviendas y hoy no tienen un dictamen técnico que avale que sus departamentos son habitables. Solo personal de Protección Civil supervisó y les notificó que podrán vivir ahí, pero deberán salirse cuando comiencen los trabajos de demolición.

El problema ahora es la falta de atención de las autoridades y la lentitud con la que se llevan a cabo los trabajos de demolición. Los vecinos tampoco saben si sacarán algunas de sus pertenencias o verán caer los escombros sobre su patrimonio.

A Iztapalapa nadie la voltea a ver. Así lo dijo desde la semana pasada la delegada Dione Anguiano, quien pese a que en dos ocasiones ha dado la cara a los vecinos, poco ha podido hacer para que los ojos y las manos de quienes ayudan en la colonia Del Valle, Condesa o Narvarte, se acuerden que al suroriente de la ciudad también hay muerte, damnificados e incertidumbre.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.