México vive emergencia educativa: Christophe Pierre

El representante papal en México, afirmó que la iglesia, la familia y la escuela deben unir fuerzas para educar a las nuevas generaciones.
Christophe Pierre recibió las llaves de la ciudad por parte de las autoridades.
Christophe Pierre, representante papal en México. (Gustavo González)

Morelia, Michoacán

El nuncio apostólico Christophe Pierre afirmó que México vive una emergencia educativa donde todos los actores de la sociedad están llamados a actuar y donde no se puede excluir a la familia, porque una sociedad sin educación, se destruye.

"Sacerdotes, padres de familia, políticos, comunicadores, todos tenemos la tarea de ser educadores para transmitir a las nuevas generaciones una nueva verdad, en un cambio de época en donde hay una ruptura en la tradición", dijo ante rectores de universidades, maestros, padres de familia y personal de los ayuntamientos de la zona pastoral IV Bajío-Salvatierra.

Si bien, los padres de familia son los primeros educadores de los hijos, hay una dificultad de transmitir valores señaló. "Vivimos una crisis de la familia, por la dificultad que tienen los padres para brindar a sus hijos una verdadera educación", dijo.

Acompañado del arzobispo de Morelia, Alberto Suárez Inda, el representante del Vaticano en México detalló que está el documento Educar para una nueva sociedad y los Talleres de Educación para padres de familia, que ayudan a tomar conciencia de los retos de la educación en un contexto difícil de ruptura de tradiciones y donde el relativismo se impone.

"La verdad es que no hay verdad. Usted no tiene derecho como padre de enseñar a sus hijos que hay una verdad". Sin embargo agregó, no se trata de imponer una verdad. Por, ello los padres de familia tienen que actuar y ser capaces de transmitir y defender la tradición y riqueza que han recibido de sus padres, de su cultura, de su historia, de su religión y ser testimonio de su fe y de sus valores.

Pese a este panorama "no estamos condenados al fracaso", enfatizó el arzobispo de Morelia, Alberto Suárez, quien agregó que "los cambios en el mundo nos rebasan y aunque no nos sentimos capacitados de educar a las nuevas generaciones, necesitamos tener confianza".

En su oportunidad detalló que si bien el gobierno está buscando la reforma educativa falta que ésta llegue a lo importante "que clase de ciudadanos queremos formar y para esto cómo tenemos que formar a los formadores, a los maestros, pieza clave en la educación".

Señaló que los maestros no podrán hacer gran cosa si el hogar no se convierte en la primera escuela de vida donde aprendemos a relacionarnos con los demás.

"La educación no es exclusiva de la escuela, ni sólo responsabilidad del gobierno, deben participar también el hogar y la parroquia" agregó. Familia, escuela y parroquia tendrán que unir fuerzas, hacer sinergia para que cada niño y joven mexicano descubra su vocación y viva la alegría del servicio.

En este marco se llevó a cabo un Diálogo con distintos actores de la sociedad michoacana: una opinión sobre los Talleres de Educación para Padres de Familia al Servicio de una Nueva Sociedad.