Embargan ayuntamiento de Tixtla

Perdieron un laudo por 35 millones de pesos. El ex alcalde asegura que no existe el fraude por esa cantidad por la compra de fertilizante en 2009 como asegura la administración en funciones.

Chilpancingo

El embargo a las instalaciones del ayuntamiento de Tixtla generó señalamientos entre el actual alcalde, Gustavo Alcaraz Abarca y su antecesor Jorge Luis Campos Espíritu, ambos se culpan de irregularidades administrativas que provocaron la pérdida en juicio del palacio municipal.

La resolución judicial en contra del ayuntamiento de Tixtla se generó a partir de la pérdida de un laudo por 35 millones de pesos.

El inmueble embargado es la casa paterna del general Vicente Guerrero Saldaña, reconocido como el consumador de la Guerra de Independencia.

El actual jefe de Cabildo, Gustavo Alcaraz sostiene que su antecesor, Jorge Luis Campos realizó una compra de fertilizante en 2009 a la empresa Fertilizantes del centro, cuyo propietario es Miguel Ángel Moreno González pero no pagó el insumo.

El empresario demandó el monto al ayuntamiento, no hubo dinero para pagar y por esa razón el Poder Judicial resolvió el embargo del ayuntamiento, además de dos vehículos oficiales.

El señalamiento provocó que la mañana del jueves, Campos Espíritu acudiera con un expediente en mano al Ministerio Público del Fuero Común, ahí declaró que no dejó adeudos a la empresa privada por la compra del fertilizante.

Sostuvo que tiene pruebas de que durante su gestión no hubo irregularidades, ya que en tiempo y forma ganó la demanda que se interpuso contra el ayuntamiento una empresa que no ganó la licitación para proveer el insumo.

Por eso sugirió que se inicie un juicio político al presidente Gustavo Alcaraz, ya que está manipulando la información.

Sostuvo que no existe el fraude por 12 millones de pesos que alega la parte acusadora, además de que la deuda pudo crecer hasta 38 millones, como asegura la administración en funciones.

"Ya mostramos documentos al Ministerio Público, le hicimos ver con pruebas en mano que no hubo fraude. Mostramos documentos, expedientes de la compra real del fertilizante, con nosotros no hay nada que perseguir".

Explicó que compró el fertilizante a la empresa de Agroquímicos de Cruz Grande, que es propiedad de Ernesto Téllez Gutiérrez, que es quien ganó la licitación en un concurso de tres empresas.

"La licitación es dada a conocer por el gobierno del estado y la empresa se escoge de acuerdo a las mejores condiciones que te da; se designó a la empresa de Téllez y no a la empresa que demandó al Ayuntamiento por varios millones de pesos", aseveró.

En consecuencia, dijo que la empresa de Miguel Ángel Moreno sí demandó al ayuntamiento, aunque aclaró que no fue por un adeudo, si no porque no fue seleccionada en la licitación de compra del fertilizante.