Se eleva a 29 el número de muertos en Mazapil; fallece niño de 9 años

ONG reparten comida y artículos de limpieza a familiares en el exterior de los nosocomios.
Funerales en Zacatecas.
Funerales en Zacatecas. (Javier Ríos)

México

El niño Héctor Cervantes Muñiz, originario de Mazapil, Zacatecas, murió a consecuencia de las múltiples heridas que sufrió cuando un camión de volteo arrolló a peregrinos el pasado 29 de julio.

Con el fallecimiento del menor de nueve años, la cifra de muertos se elevó a 29; Héctor se encontraba en el Hospital Infantil de Coahuila, donde aún permanecen internados seis menores más.

De acuerdo con el presidente municipal, Vicente Pérez, quien visitó a los heridos del Hospital General de Saltillo, hay 27 personas en cinco nosocomios públicos y dos privados de Coahuila; 10 se reportan como graves.

“Según la gente que destiné para que estuviera al pendiente en estos siete hospitales y que trabajan auxiliando las necesidades de los heridos y sus familiares, son 27 personas que siguen internadas.

“Mi recorrido fue humanitario y vengo a enterarme de forma directa para tener la película clara, para que en su momento lleguen los apoyos, pero antes necesitamos salvar las vidas que están en riesgo”, dijo.

Sin embargo, el alcalde de Mazapil aseguró que los heridos le pidieron ya no recibir más visitas oficiales, porque lo que necesitan es descansar. “No lo han podido hacer, no solo por las heridas, sino porque los han entrevistado muchos funcionarios y medios de comunicación”, explicó.

Al exterior de algunos hospitales donde se encuentran internados los heridos, diversas organizaciones de la sociedad civil instalaron mesas y sillas para darles de comer a los familiares que ahí pernoctan.

Les repartieron postres, agua, refresco y entregaron artículos de limpieza y víveres, principalmente en el Hospital General y en el Hospital Infantil.

Una de ellas fue la asociación Banco de Alimentos, dedicada a llevar comida a las comunidades más pobres de Coahuila; en esta ocasión decidió repartir pasteles de diversos sabores a familiares y niños para hacer más llevadera su preocupación.

“Quisimos traerles un detalle y les trajimos postres a las familias, sabemos que están muy apoyados por diversas asociaciones y gobierno, pero quisimos traer este detalle de pasteles para 200 personas; vamos a estar viniendo a diferentes horarios para apoyarlos”, dijo la directora María Delia Valdés.

Además de las ONG, al exterior de los nosocomios también se observaron integrantes de la parroquia Jesús Obrero, quienes ofrecieron oraciones y canciones dedicadas a los heridos; es la única institución que desde el primer día de su ingreso se ubicó en una esquina del Hospital General para ayudar y recaudar víveres.