'Guerra' electoral, con “toda la caballería”

Con sendas marchas, panistas y priistas se disputan 972 sufragios que definirán quién será el próximo mandatario local.
El cómputo de votos continúa en la entidad.
El cómputo de votos continúa en la entidad. (Juan Carlos Bautista)

Colima

PRI y PAN se disputan con todo la elección para gobernador en Colima. Ambos partidos se pelean, con lupa, cada sufragio. Se disputan 972 votos que definirán quién será el próximo gobernante, porque de acuerdo con el PREP, que detuvo su cómputo cuando le faltaba 7 por ciento de las casillas por capturar, el PRI y sus asociados tienen 40.01% de la votación, y el PAN 39.66%. Apenas 0.35% de diferencia. El candidato panista, Jorge Luis Preciado, obtuvo, según ese conteo preliminar, 110 mil 459 mil sufragios, e Ignacio Peralta, el priista, 111 mil 431 votos.

Por eso en los últimos dos días han sostenido una guerra de manifestaciones en las calles y una batalla de declaraciones ante los medios de comunicación.

El pasado martes el PAN organizó una marcha de miles a ritmo de música encabezada por Preciado, Gustavo Madero, dirigente nacional panista, y el ex candidato presidencial Santiago Creel. El PRI hizo lo mismo, otra concentración multitudinaria frente al Instituto Electoral del Estado y, justo ahí, al encontrarse partidarios de ambos bandos, hubo insultos y un par de conatos de broncas.

Ayer, mientras se desarrollaba el conteo de actas a escala municipal (con diferencias mínimas de unos cuantos votos para un lado y otro, imposible saber quién ganó, presenció MILENIO en la capital colimense), ya no guerrearon en el asfalto, pero sí ante las cámaras y micrófonos, donde desataron una conflagración de números, frases e imputaciones entre sus candidatos.

A su llegada a la capital del estado, el presidente del PRI, César Camacho, se presentó en la emisora de radio local Ángel Guardián y dijo que viene con todo a defender a su candidato.

—Viene toda la caballería conmigo. Lo que ganamos en las urnas, lo defenderemos en los tribunales.

Toda la caballería del PRI para su guerra poselectoral colimense. "Mañoso", le dijo a Preciado. "Miente", le espetó, cuando lo criticó por haberse dicho triunfador. "Rebasó topes de campaña, indujo el voto con tarjetas, con amenazas", acusó.

Dijo que su partido tuvo "un triunfo estrecho, apretado, pero triunfo" al fin.

Esto es un asunto de aritmética, señaló. Vamos a ganar por menos de un punto, pero ganamos. No hay manera de negociar lo innegociable.

Jorge Luis Preciado se reunió con MILENIO y otros medios y él también se fue a la aritmética.

"¿Cómo es posible que no hayamos ganado la gubernatura, si de 29 cargos que había en disputa el PAN ganó 20, el Verde dos, el PRD uno y el PRI seis (dos municipios y cuatro diputados)?

El panista empezó a hablar de desaparición de actas, de las presencia de policías estatales y judiciales desde el domingo y hasta el martes en los consejos municipales para torcer los resultados de los paquetes electorales. Preciado empezó a hablar de que en el conteo de este día (ayer) hallaron paquetes electorales abiertos en tres municipios.

"Se puede generar un fraude por sustitución de actas, o relleno de boletas. Un paquete es suficiente en una elección que se puede definir por 500 votos", reflexionó.

Habló ya —en invocación de tiempos lejanos, aquellos de urnas embarazadas— de "inconsistencias en las actas", de que había casillas donde el número de votos era diferente al de votantes.

—De acuerdo al total de actas, 904, cuya copia tienen, ¿cuál es el conteo que ustedes?

—A nosotros nos da arriba de 119 mil. Y al PRI, arriba de 118 mil. La diferencia debe andar sobre mil 300 votos a favor de nosotros en todas las casillas.

—El PRI dice que ellos ganan con entre 500 y 700 votos. Alguien miente o cuenta mal aquí —se le dijo.

—Ese es el gran tema, cuál es el número válido. La bronca es esa, la inconsistencia de las actas. Nosotros ya contamos y recontamos y nos da a favor.

Y ya, ya habla Preciado de fraude.

—Presumimos que puede haber fraude si se tocaron los paquetes municipales. Si fueron violados los sellos sin duda alguna hubo fraude. Obvio. Si tocas un paquete, es para modificar el resultado. Si no los tocaron nos vamos a ir con una elección normal, de perder o ganar. En la democracia se gana y se pierde por un voto. Pero debe ser obtenido legalmente.

La guerra por la elección de Colima. Que, a decir de Preciado, si pierden, no terminará nada más con lo ocurrido en las urnas.

—Yo creo que si no nos dan el resultado favorable, por haber tocado los paquetes electorales, esto va acabar en la calle y en el tribunal, porque de 16 distritos ganamos 12. Y de los 10 municipios, ganamos los seis más grandes. Esa es la incongruencia de todo esto. No hay lógica en el resultado, salvo que se estén tocando los paquetes. Va a ser proceso poselectoral muy largo. Lo que falta saber es si impugnamos nosotros o ellos.