Renuncia padre de ex alcalde de Soledad a candidatura en SLP

Ricardo Gallardo Juárez decidió no participar en la elección interna del PRD para la candidatura del municipio de San Luis Potosí, ante las acusaciones contra su hijo, Ricardo Gallardo.

San Luis Potosí

Ricardo Gallardo Juárez, padre del ex alcalde de Soledad de Graciano Sánchez,  Ricardo Gallardo Cardona quien se encuentra en prisión por los presuntos delitos de manejo de recursos de procedencia ilícita, anunció su desistimiento como candidato del PRD a la presidencia municipal  de San Luis Potosí.

Gallardo Juárez, también ex presidente del ayuntamiento de Soledad de Graciano Sánchez que después entregó al Comité Ejecutivo Estatal del partido delo sol azteca una carta en la que renuncia a su registro como candidato único a alcaldía de San Luis Potosí por considerar que no hay condiciones para sostenerla.

En la parte medular del escrito, el también consejero estatal del PRD apunta: “Por medio del presente ocurso, y por así convenir a mis intereses personales, vengo a solicitar se tenga a bien la renuncia del de la voz”.

Tal precandidatura a presidente municipal por el municipio de San Luis Potosí había sido registrada bajo el folio 200/PM/2014. “Todo esto por no existir las condiciones necesarias para esta candidatura”, finaliza la misiva.

El Comité Ejecutivo Estatal expresó su respeto y consideración a la decisión que ha tomado el compañero Ricardo Gallardo Juárez.

Gallardo padre fue presidente municipal de Soledad de 2009 a 2012 pero el PRD postuló a Gallardo hijo como candidato en 2012. Hasta hace unas semanas, el proyecto político de la familia Gallardo Cardona era que el hijo iría por la candidatura a gobernador y el padre a la de presidente municipal de la capital del estado.

Gallardo Cardona fue detenido por la policía federal y presentado ante el Ministerio Público Federal el pasado cinco de enero. Luego fue trasladado a la cárcel federal de Hermosillo donde la dictaron formal prisión. Se le acusa de relaciones financieras con el crimen organizado por más de 200 millones de pesos.

Del proyecto de esa familia perredista ya no queda nada, uno está en prisión y el otro renunció a ser candidato.