• Regístrate
Estás leyendo: El paso de migrantes, un camino con cruz
Comparte esta noticia
Viernes , 25.05.2018 / 19:04 Hoy

El paso de migrantes, un camino con cruz

Con una caminata por las vías del tren, emularon el viacracucis de centroamericanos y mexicanos en tránsito a los Estados Unidos.

Publicidad
Publicidad

Maricarmen Rello

Con una caminata de 4.5 kilómetros por las vías del tren, la asociación civil Dignidad y Justicia en el Camino FM4 Paso Libre, recordó este Viernes Santo las vicisitudes que viven los migrantes centroamericanos y mexicanos al transitar este país rumbo a los Estados Unidos.

Por tercer año consecutivo, un centenar de personas compartieron la experiencia de andar, al menos un tramo mínimo de las vías, que cada año recorren unas 8 mil personas migrantes que cruzan la zona metropolitana de Guadalajara. Esta vez, la ‘caminata de reflexión del migrante’ partió de su nueva sede en Calderón de la Barca y tomó la avenida Inglaterra hacia el poniente, guiados por el padre Alberto Ruiz y miembros de la organización.

Aunque eran mayoría los colaboradores, voluntarios y familiares en el pequeño peregrinaje, también hubo migrantes que se unieron al ejercicio, entre ellos, Estela, una mujer de 26 años, quien partió hace un mes y medio de su natal Honduras, expulsada por la situación de crimen y pobreza que asola a aquel país, y obligada a dejar a sus pequeños hijos. Hace unos 15 días está en Guadalajara, pero las cosas han cambiado, comenta con los ojos al ras de lágrimas.

“Está muy difícil, muy difícil… yo ya no quiero subir más al tren. Gracias a Dios estoy viva… pero ya no”, repite la morena mujer quien ya ha recorrido hasta ahorita más de 2 mil 392 kilómetros. FM 4 Paso Libre la ha cobijado y hoy le gestiona refugio político.

“FM4 Paso Libre toma como alegoría este viernes de viacrucis para los católicos, apostólicos, romanos. Nosotros tratamos de hacer la misma alegoría sobre, también este viacrucis que tiene para las personas migrantes por nuestro país… de manera simbólica tratamos de recoger todas esas penurias”, detalló Enrique González, abogado y representante legal de la organización.

El viacrucis alegórico de los migrantes se ha resumido en seis estaciones, en vez de las catorce que rememoran el camino al Calvario que siguió Jesús, Cristo, para morir: secuestros masivos, robos, violaciones sexuales, privación ilegal de la libertad, xenofobia y racismo y discriminación.

Estela camina al paso presuroso de los otros, que en cada estación se detienen para escuchar narraciones de las violencias que atentan contra los migrantes.

La hermana Leticia Gutiérrez invita a los presentes a imaginar lo que sería ser emboscados ahí mismo, en las vías del tren, por camionetas con hombres que los corretean y van atrapando a los más débiles.

Pasan de las cuatro de la tarde y el termómetro marca 30 grados centígrados, pero sopla un viento fresco que aligera el camino. Algunos andan entre los durmientes, otros sobre el pasto seco que corona la pequeña pendiente donde se montan las vías.

Joaquín Santiago ‘El Guerrero’, viaja por primera vez desde una comunidad de Oaxaca. Su Monte Calvario está en Canadá, a donde piensa llegar en julio próximo para trabajar duro. El dejó a sus padres y al menor de sus hermanos en el pueblo. Anda ágil con una mochila la espalda. El joven escucha los cantos que el contingente entona con timidez, desconocedor del ritmo, aunque han repartido cancioneros. Son cantos sobre el andar y el camino.

La sexta estación está lejana para algunos de los noveles andantes, señoras, niños. Sobre las vías el contingente se topó un grupo de migrantes comiendo a la sombra de un árbol, que ven la caravana. No se suman.

“Mira adelante hermano es tu tierra la que espera, sin distancias, ni fronteras, que pongas alta la mano, sin distancias ni fronteras”, se oye una estrofa de Mercedes Sosa.

El camino sigue, ahora de vuelta desde la avenida Inglaterra y Patria.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.